Intolerancia en el Grupo Imagen

Zócalo, agosto de 2008

El martes 24 de junio, en la columna especializada en medios y telecomunicaciones que publica en El Universal, el investigador Gabriel Sosa Plata dio a conocer algunas peculiaridades de la transacción que, dos años antes, le permitió al empresario Olegario Vázquez Raña comprar la frecuencia del Canal 28 de televisión. Esa frecuencia estaba concesionada desde tiempo atrás a Raúl Aréchiga Espinoza, pero no difundía una programación estructurada sino solamente material de relleno. Agobiado por conflictos que padecía en Aerocalifornia, otra de sus empresas, Aréchiga puso en venta sus derechos sobre el Canal 28.

Al ser una de las escasas frecuencias de televisión abierta disponibles en el Valle de México, el Canal 28 era codiciado por varios grupos interesados en incursionar en ese medio. Desde tiempo atrás en distintos espacios de opinión se había comentado que las presiones para que Aréchiga la traspasara a uno u otro grupo no eran escasas. Por eso ahora Sosa Plata pudo decir:

”Sólo Aréchiga sabe qué le obligó a vender la televisora a Vázquez Raña, quien con rapidez se convertía en un destacado operador de medios de comunicación al adquirir el grupo radiofónico Imagen en 2004 y el periódico Excélsior a principios de 2006.

“Entonces se comentó que algo tuvo que ver la llamada ‘pareja presidencial’ en la operación y que la suspensión de Aerocalifornia se convirtió en pieza de canje, pero también es cierto que el monto ofrecido por Vázquez Raña no era despreciable: finalmente no fueron ni 80 ni 100 millones de dólares, como en su momento se dijo, sino 126 millones de dólares, según la notificación que Administradora Arcángel, división de Grupo Ángeles que opera medios de comunicación, le hizo a la Comisión Federal de Competencia el 31 de julio de 2006”.

Descalificaciones personales

Esas afirmaciones suscitaron una grotesca y preocupante andanada de descalificaciones desde el Grupo Imagen. El director de ese corporativo, Ernesto Rivera, replicó en una carta a El Universal que la versión acerca de las presiones “de la ‘pareja presidencial’” para que Aréchiga vendiera el Canal 28 es “absolutamente falsa”. Y luego pasó a la descalificación personal cuando afirmó, refiriéndose al profesor Sosa Plata: “evidencia desconocimiento sobre proyectos de medios, a menos que su dependencia a otros intereses lo llevaran a hacer esta crítica infundada y calumniosa”. Un hermano de ese investigador universitario, José Antonio Sosa Plata, es consultor en asuntos de comunicación y colaboró con el gobierno anterior. Esa circunstancia llevó a Rivera a conjeturar: “No entendemos el interés de Sosa con esa especulación, cuando quien sí estuvo cerca de Marta Sahagún fue él como colaborador así como su hermano”.

Es lamentable que el directivo de un importante grupo de comunicación acuda a la insidia personal para enfrentar cuestionamientos como los que ha recibido, y no desde ahora, la compra del Canal 28. Ese mismo día, en el sitio electrónico de Excélsior apareció un infamante artículo de la periodista Yuriria Sierra, que además conduce un noticiario en esa televisora, titulado “Los hermanos Sosa Plata”. Esa autora se quejó porque, a su juicio, Gabriel Sosa “sin más argumento que su opinión, sus personales filias y fobias o sus compromisos familiares, políticos y empresariales, cuestionar la adquisición de Canal 28 por el Grupo Empresarial Ángeles” (del cual depende el Grupo Imagen). Con deplorable afán inquisitorial, Sierra increpa: “¿cómo se atreve un (hoy sabemos) ‘seudoexperto’ en comunicaciones a escribir lo siguiente: ‘Entonces se comentó que algo tuvo que ver la llamada ‘pareja presidencial’ en la operación’, sin exhibir ni media prueba de su dicho?”.

Sosa Plata, en una nota al pie de la carta publicada por El Universal, le respondió a Rivera, entre otras cosas: “Nunca he trabajado para Marta Sahagún. Quienes me leen saben que mi columna es un espacio en el que, a diferencia de lo que dice el directivo de Grupo Imagen, me manifiesto siempre contra la concentración de medios y a favor de la competencia en el sector”.

Revelaciones y reiteraciones

Sierra y su jefe Rivera no desmintieron las cifras que publicó Sosa Plata sobre la venta de los derechos del Canal 28. Tampoco fue desmentida la información que ofreció ese investigador acerca de la multa que la Comisión Federal de Competencia le impuso a una filial del Grupo Ángeles por notificar a destiempo esa transacción. Sosa Plata también había revelado que, el 20 de septiembre de 2002 Raúl Aréchiga se quejó por escrito ante el presidente Vicente Fox porque, decía, varios funcionarios querían despojarlo de esa concesión.

Desde los años 60 se mantenía una enredada disputa jurídica sobre el Canal 28. Y en los últimos años del gobierno de Fox menudearon tensiones y versiones sobre esa frecuencia, especialmente porque su concesionario padeció, en otro de sus negocios, presiones que distintos analistas asociaron con la avidez en torno al Canal.

Ahora, Sosa Plata no hacía mas que recordar esas versiones. A la señorita Sierra le hubiera resultado provechoso un recorrido por la hemeroteca para ahorrarse el arbitrario rapapolvo que, en defensa de la empresa para la que trabaja, quiso endilgarle a ese destacado profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Si hubiera realizado un mínimo de investigación, Sierra podría haber encontrado referencias periodísticas como estas:

Alberto Aguilar, el 13 de julio 2005 en Reforma: “También le decía que el mismo Olegario Vázquez Raña y quien recién incursiona como empresario de medios, igualmente no ha cejado en su intento de ir por el Canal 40 con el apoyo de Martha Sahagún…” Ese columnista consideraba que el Canal 28 podría ser “ muy buena ventana para aquellos que visualizaron el Canal 40”.

Columna Bajo Reserva, el 7 de abril de 2006 en El Universal: “Algo huele mal en la crisis de la aerolínea Aerocalifornia, propiedad de Raúl Aréchiga. En el sector se habla de rudeza innecesaria y de indicios de que se buscará echarle montón, en una acción maquinada con grupos empresariales, no para quitarle la compañía aérea, sino para despojarlo del canal 28 de televisión. Se nos dice que las huellas digitales sobre este caso conducen hasta una subsecretaría en Comunicaciones y Transportes”.

Alberto Barranco Chavarría, el 11 de abril de 2006 en El Universal: “A propósito, aunque la suspensión decretada por las autoridades aeronáuticas de los Estados Unidos parece la puntilla para Aerocalifornia, más de alguna voz asegura que el golpe inicial contra la firma aérea propiedad de Raúl Aréchiga tendría por objeto ahorcarla para impedir ejercer sus derechos como concesionaria de una frecuencia de televisión abierta. Estamos hablando del canal 28, cuya programación la llena la exhibición de viejas series extranjeras. La intención del dueño de Aerocalifornia era lanzar la frecuencia en los próximos meses con programación propia”.

Darío Celis Estrada, el 13 de julio de 2006 en Reforma: “Tal vez recuerde que apenas unas semanas antes, Raúl Aréchiga había conseguido de la misma dependencia de Pedro Cerisola el refrendo de la concesión del canal, pese y a que no ha realizado gran cosa para impulsarlo. El golpe a su línea aérea tuvo como fin orillarlo a vender el 28. El gobierno de Vicente Fox ya le había encontrado un comprador, pero Aréchiga se negó y empezó a barajar sus propias cartas, no sin ponerle un precio: cien millones de dólares”.

“Favorecido de la señora Marta”

A partir de la venta de los derechos sobre el Canal 28 al empresario Olegario Vázquez Raña, también menudearon comentarios en la prensa de índole financiera pero además en otros espacios periodísticos.

Agencia Proceso, el 18 de julio de 2006: “De manera subrepticia –y a pesar que existe una nueva ley y un nuevo órgano regulador que buscan la transparencia en las concesiones de radio y televisión–, el Grupo Imagen, propiedad de Olegario Vázquez Raña, adquirió por 80 millones de dólares la frecuencia XHRAE Canal 28, concesionada hace más de diez años al empresario Raúl Aréchiga, dueño también de Aerocalifornia… La expansión de las empresas de Vázquez Raña ha ido de la mano con su cercanía hacia Marta Sahagún de Fox”.

Jenaro Villamil, en la edición de agosto de 2006 de la revista Zócalo: “El empresario Olegario Vázquez Raña, muy cercano durante este sexenio a la primera dama Marta Sahagún, confirmó el 18 de julio, dos semanas después de los comicios presidenciales, que adquirió el control accionario de Canal 28, concesionado al empresario Raúl Aréchiga”.

Miguel Ángel Granados Chapa, el 10 de agosto 2006 en Reforma: “El año pasado, Aréchiga consiguió el refrendo de la concesión televisiva que no usaba (para lo cual debió fingir que sí lo hacía, poniendo en pantalla videoclips insulsos en el mejor de los casos). Desde entonces se suponía posible que entrara en negocios con los Vázquez. Quizá la propia Secretaría de Comunicaciones y Transportes que con su manga ancha le permitió mantener ese activo financiero que es una concesión, lo indujo a venderlo para salir de la crisis que la propia SCyT provocó al cancelar durante varios meses la operación de la aerolínea que, de manera casi simultánea con la venta del 28, ha recomenzado sus operaciones”.

Enrique Galván Ochoa, el 15 de junio de 2007 en La Jornada: “El caso de Aerocalifornia es distinto. El 2 de abril de 2006 la Secretaría de Comunicaciones, entonces a cargo de Pedro Cerisola, detuvo sus vuelos con el argumento de que no reunía las condiciones de seguridad básicas. El dueño de la línea, Raúl Aréchiga, en su momento denunció que era una maniobra para obligarlo a ceder el canal 28 de televisión. Le torcieron el brazo y finalmente el canal cayó en manos de un favorecido de la señora Marta: Olegario Vázquez Raña”.

Grupo Ángeles, versiones y correcciones

El acreditado trabajo del maestro Gabriel Sosa Plata quedó intocado con ese incidente que, incluso, fue motivo para que algunos de sus colegas le reiterasen el respeto profesional que se ha ganado. Tanto la revista Zócalo como la Revista Mexicana de Comunicación dieron a conocer sendos mensajes de respaldo a ese investigador.

Por aludir a referencias como las que hemos reproducido acerca del entremetimiento de la pareja que usufructuó la Presidencia durante el sexenio pasado en las transacciones alrededor del Canal 28, a Sosa Plata le cayeron encima descalificaciones e infundios originados en el Grupo Imagen. Los impugnadores de ese laborioso académico podrían preguntar en su propia casa editorial de dónde venían tales versiones, ya que varios de los columnistas antes citados ahora escriben en Excélsior.

Además, las versiones sobre la posible injerencia del ex presidente y su esposa en la venta del Canal 28 han sido tan extendidas que incluso en los sitios web de varias empresas del Grupo Ángeles –Hoteles Camino Real, Reporte 98.5 y las radiodifusoras Imagen- se reproduce una entrevista con Olegario Vázquez Aldir, propietario del mencionado Grupo.

“ – Se ha señalado que el crecimiento del grupo, particularmente en la división de medios, se dio al amparo de Marta Sahagún y Vicente Fox; ¿Cuál es su opinión al respecto?

“– También otra locura producto de la envidia… todas y cada una de las concesiones de radio y TV las compramos a particulares, pagando la cantidad pactada en cada operación”.

En esa declaración, Vázquez Aldir no niega las versiones, reproducidas por sus mismos medios, sobre la influencia de Sahagún y Fox en la maniobra que le permitió comprar el Canal 28. Tampoco lo hicieron Sierra y Rivera en sus destempladas respuestas a Sosa Plata. Ese investigador no ha desconocido el hecho de que Grupo Imagen pagó una suma muy alta por esa frecuencia e incluso revela el monto exacto de acuerdo con documentos oficiales.

No hay motivos para considerar que esa transacción haya sido ilegal. Pero ese caso permite reconocer la enorme discrecionalidad que la legislación les sigue confiriendo a los concesionarios de radiodifusión que trafican a su antojo con las licencias que el Estado les ha otorgado para transmitir por esos medios.

La respuesta de Sierra, por otra parte, fue tan grosera que incluso su propio medio, o ella misma, la enmendaron. El mismo miércoles el título de su artículo y las alusiones al hermano del profesor Gabriel Sosa fueron modificados en el sitio de Excélsior.

No es la tercera cadena

El Canal 28 comenzó a transmitir hace un año con el nombre de “Cadena Tres”. Se trata de una denominación ingeniosa, que sugiere que se trata de una opción televisiva equiparable a los dos consorcios nacionales de la televisión, Televisa y Azteca. Pero una cosa son las campañas comerciales de esa emisora y otra, sus dimensiones y capacidades reales. En sus respuestas a Sosa Plata, tanto Rivera como Sierra consideran que el Canal 28 constituye una competencia auténtica ante las dos televisoras nacionales. Se trata de “el esfuerzo más importante que se ha realizado para terminar con el duopolio televisivo en nuestro país” dice autocomplaciente la señorita Sierra. “En cualquier mercado tres opciones son mejor que dos”, estima el director de Grupo Imagen. Rivera tiene razón. El problema es que la que llaman Cadena Tres no es una red nacional de televisión abierta como los canales de Televisa y Azteca sino una estación local cuya señal se repite en otros sitios del país a través de sistema de televisión por cable. No es, por su cobertura, equiparable a las cadenas de esos consorcios.

Y en términos de calidad, los resultados que ofrece Canal 28 son desiguales. En sus noticieros hay periodistas de comprobada aptitud y responsabilidad profesionales –como, entre otros, Jorge Fernández Menéndez y Guillermo Ortega Ruiz– pero no se puede decir lo mismo de otros de sus conductores y colaboradores. Si “Cadena Tres” y el grupo comunicacional del que forma parte quieren construir una imagen respetable, no es con desacreditaciones personales ni auto ensalzándose como podrán distinguirse de otras televisoras.

About these ads

Acerca de Raúl Trejo Delarbre

Investigador en el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM. Miembro de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información y del Instituto de Estudios para la Transición Democrática. Colaborador en las revistas Zócalo y emeequis.
Esta entrada fue publicada en Prensa. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Intolerancia en el Grupo Imagen

  1. Miguel Acosta dijo:

    Estimado Dr. Trejo,
    De acuerdo con tu artículo que da cuenta de los indicios que algo tuvo que ver la ex pareja presidencial en la venta del Canal 28 y que apuntalan lo afirmado por el Prof. Sosa Plata, quien es un experto en el tema. Como siempre, es excelente contar con estos datos que dan contexto.
    Saludos,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s