Guardianes del pensamiento único

Unos muñecos recrean el castigo a que fueron sometidos por los Guardias Rojos durante la revolución cultural.
Maniquíes que reproducen castigos de los Guardias Rojos durante la Revolución Cultural china.

Publicado en Nexos en línea el 2 de septiembre

Las reacciones en línea a las opiniones de Nicolás Alvarado sobre Juan Gabriel fueron catárticas, encolerizadas y ordinarias. A sus expresiones burlonas, la multitud tuitera respondió con insultos y memes. Más tarde, su salida de la dirección de TV UNAM fue una inquietante señal de las consecuencias que puede tener la intolerancia contra opiniones que desagradan a la mayoría. Pero lo que resulta sin lugar a dudas una manifestación de autoritarismo y fundamentalismo es la decisión del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, CONAPRED, que le ordenó a ese escritor que ofreciera una disculpa, le indicó cómo y acerca de qué debería escribir a partir de ahora y lo remitió a tomar “un curso de sensibilización” para que aprendiera a no discriminar.
Erigido en policía del pensamiento, para asegurarse de que no haya mas que un pensamiento que las mayorías en Twitter o los funcionarios en alguna oficina burocrática consideren políticamente correcto, el CONAPRED formuló la tarde del 1 de septiembre una de las declaraciones más intimidatorias de la libertad de expresión que puedan recordarse en la historia reciente de México. Una institución del Estado le dice a un ciudadano qué lenguaje debe emplear, cuáles opiniones tiene que evitar y, por añadidura, lo manda a una escuela de readaptación que recuerda los cursos de reeducación que se imponían a los disidentes durante la revolución cultural en China.
Este viernes 2 de septiembre, en un boletín con fecha del día anterior, el CONAPRED anunció que las “medidas precautorias” que había dispuesto contra Alvarado quedaban sin efecto porque él ya no es funcionario universitario. Sin embargo la declaración de la tarde anterior no indicaba que a Alvarado se le hicieran extrañamientos debido a su calidad de directivo en la UNAM (la cual no se menciona en ese comunicado) sino por lo que dijo “en su columna periodística difundida en un diario de circulación nacional”. El CONAPRED no ha retirado sus señalamientos acerca de Alvarado y sus puntos de vista. Simplemente quiere cancelar la discusión suscitada con su inopinado documento. Ese texto fue retirado del sitio web del Consejo pero puede ser leído en uno de mis blogs.
Alvarado publicó opiniones irritantes para muchos. Las dijo en términos que pueden resultar discutibles, en un texto iconoclasta y sarcástico. Se puede discrepar con esos puntos de vista. Aunque él mismo se declaró allí defensor de la “cultura gay”, allí hay apreciaciones  duras hacia los modos que definían a Juan Gabriel. A esas posiciones, quienes discrepen con ellas tendrían que haberlas discutido de manera abierta.
Pero no fue la deliberación, sino la persecución lo que prevaleció en las redes sociodigitales acerca de ese tema. En pocas horas la oleada indignada y agresiva se convirtió en trending topic. La congoja de muchos ante la muerte del Divo de Juárez, la puntillosidad de las críticas de Alvarado y la capacidad expansiva de Twitter se amalgamaron para que que las injurias en línea se multiplicaran. Las redes digitales, como tanto hemos dicho desde hace tiempo, son espejos de la realidad. En estas ocasiones muestran la incivilidad y el fanatismo que junto a otros rasgos existen en la sociedad.
Esas reacciones, y no su desempeño como funcionario, condujeron a que Alvarado dejase la dirección de TV UNAM. La Universidad Nacional informó que él renunció, pero al final del comunicado se dice que esa institución refrenda su compromiso con la tolerancia, la pluralidad y la diversidad. Si Alvarado fue destituido por opinar como lo hizo, entonces queda en entredicho ese compromiso. La Universidad ha sido y debe ser espacio abierto a las más variadas opiniones, no sólo a las que algunos consideren políticamente correctas. En la Universidad y, vaya, también en cualquier segmento del espacio público en el país, tiene que haber garantías para que cualquier ciudadano pueda reírse de las lentejuelas de un cantante e incluso, como hizo Alvarado, para declararse clasista. Esas son definiciones personales, ciertamente debatibles pero, precisamente por eso, hay que discutirlas en el terreno de las ideas. No excluyéndolas con medidas de autoridad.
El paroxismo persecutorio desembocó más tarde en las instrucciones del CONAPRED. Creada con muy nobles y reivindicables propósitos, esa institución se contradice a sí misma. Con el pretexto de sancionar posiciones posible o realmente discriminatorias, se constituye en guardián de la moral pública.
La censura jamás resuelve las diferencias de opinión. Peor aún, cuando son censuradas las ideas así reprimidas son realzadas y mitificadas. Pero antes que nada, en una sociedad que quiere ser democrática y abierta tiene que garantizarse la libertad para expresar todas las opiniones, por desagradables que les puedan resultar a algunos.
Hay quienes sostienen que Alvarado no tenía derecho a decir lo que dijo mientras era funcionario de una institución pública. También discrepo con esa apreciación. Un funcionario no deja de tener puntos de vista personales, no deja de ser ciudadano, y su compromiso institucional no lo obliga a someter sus juicios a las posiciones de la institución para la que trabaja. Sostener lo contrario es reivindicar los tiempos de la unanimidad priista. Pero además, como se dijo antes, la institución para la que Alvarado trabajaba es, por definición, la que debe ser más generosa con la discrepancia en todos los terrenos.
Las instrucciones del CONAPRED, en todo caso, no se debieron a la adscripción institucional de Alvarado sino a su opinión en un periódico. En ellas, los funcionarios de ese Consejo encontraron “manifestaciones… que pudieran considerarse presuntamente clasistas y discriminatorias”. A partir de una presunción, se condena a ese ciudadano.
Lo que hace el CONAPRED es discriminar y vulnerar los derechos de Alvarado y, junto con él, los derechos de todos nosotros a la libertad de expresión y a la opinión crítica. Se trata de una declaración inaceptable. Cuando desde el Estado hay quienes actúan como policías del pensamiento no es exagerado recordar a Orwell.

Nota personal. Discrepé públicamente, desde el primer momento, cuando Nicolás Alvarado fue designado director de TVUNAM. Expuse mis razones en distintos espacios. Su salida de esa televisora no se ha debido a sus proyectos o a su desempeño en ese cargo, sino a las consecuencias de la persecución pública contra sus opiniones.

One thought on “Guardianes del pensamiento único

  1. Entonces, ¿qué caso tiene que una institución tenga normas, una filosofía, principios y valores, si un “ciudadano” que representa a esa institución como autoridad, se las puede pasar por sus pelotas como quiera y cuando quiera? No confundas lo público con lo privado. Y es el PRI y el PAN los que han pretendido todo el tiempo eso que tú -aparentemente sin darte cuenta pretendes- que desde y con el poder de las instituciones se doblegue a los ciudadanos de a pie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s