Comentarios a la respuesta de Carmen Aristegui

D.F., 22 de octubre de 2013

Estimada Carmen:

Gracias por tu detallado mensaje y por el afán de interlocución que manifiestas con él.  La comunicación que comentas fue en respuesta a un comentario que hizo Gabriel Sosa Plata en el hilo de una discusión más extensa en mi página en Facebook. Allí, como sabes, expresé mi preocupación ante la falta de espacio para que Laura Bozzo ejerciera su derecho de réplica en el noticiero que conduces en MVS.

Creo que ha quedado clara la opinión que tengo sobre esa conductora de Televisa. Su estilo estridente y sus prácticas manipulatorias me resultan despreciables. También me resulta preocupante la utilización que hace de recursos públicos y la complacencia de distintas autoridades, estatales y federales, con ella y su programa de televisión.

En todo eso, me parece, estamos de acuerdo. Incluso coincidimos en que esos atributos de la señora Bozzo no debieran ser tomados en cuenta para decidir si tiene derecho o no a replicar ante lo que se ha dicho de ella en el noticiero de MVS.

Nuestra diferencia, en este asunto, se encuentra en la manera como consideramos que se podría ejercer ese derecho de réplica. A ti te preocupa que Bozzo aproveche este asunto para hacer un espectáculo. En realidad ya lo hizo, manipulando este incidente para cuestionarte en televisión y para presentarse como víctima cuando, en realidad, las personas que van a su programa, quienes lo ven y el sentido común y quizá algunas leyes mexicanas son víctimas cotidianas de esa desagradable mujer.

También estoy de acuerdo en suponer que si a Bozzo la hubieran recibido en el estudio radiofónico de MVS habría querido extender ese espectáculo, de manera grotesca como bien imaginas, tratando de hacer escarnio de ti y de tu programa. Pero no creo que le resultase fácil porque se trata de tus micrófonos y tu experiencia como conductora no es poca, ni te faltan recursos para discutir, como nos ha constado a tus radioescuchas durante muchos años.  Estoy seguro de que ni a Bozzo, ni a nadie, le permitirías que te falte al respeto y menos aún en la cabina donde trabajas todos los días.

En ese sentido no soy ingenuo ni desconozco las motivaciones de Bozzo: ha querido aprovechar este episodio para ganar prestigio, o para desviar la atención sobre las imputaciones que se le han formulado, de una manera tramposa pero eficaz: colocándose como interlocutora tuya, para lo cual no cuenta con autoridad, reputación ni reconocimientos profesionales como los que tú sí tienes.

Aún así, bajo ese riesgo, me parece que tiene derecho a replicar en las mismas condiciones en las que se le aludió: en directo, frente al micrófono de MVS. El hecho de que sea mentirosa, que se le hayan fincado cargos por corrupción, que manipule y degrade el ejercicio de la comunicación como nos consta, no es motivo para regatearle el derecho de réplica. Más aún cuando lo que se ha dicho de ella (en acusaciones fundadas, sí, pero respecto de las que tiene derecho a manifestarse) no ha sido poco.

Entiendo, Carmen, la incomodidad que te suscita la sola idea de tener en cabina a una mujer tan insoportable y de conducta tan previsiblemente altisonante. Pero el derecho de réplica no debiera admitir excepciones.

La diferencia especifica en nuestros enfoques radica, entonces, an la manera como se debe ejercer ese derecho.

ue se le aludiicomo los que tmotivacífica en nuestros enfoques radica, como apunté antes, en la manera como se debe ejercer ese derecho. El noticiero matutino de MVS consideró que Bozzo podía hacerlo por escrito, o grabando un mensaje. Yo creo que esas condiciones son insuficientes y no porque quiera escuchar los gritos y dislates que previsiblemente nos propinaría Bozzo a los oyentes de tu programa sino atendiendo a un principio general.

Tu decisión ha sido otra y entiendo, sin compartirlos, tus argumentos para ello. El hecho de que Bozzo tenga una agenda ventajosa y socarrona no le resta derecho para responder en el sitio en donde se le mencionó de manera desfavorable.

Por eso me pareció que no bastaba decir que habían sido infructuosos los intentos para llamarle por teléfono. Esa fue una salida fácil pero insatisfactoria para no abrirle espacio. El ejercicio de un derecho debiera estar normado por rutinas y formas claras. De la misma manera que ella tiene un comprobante sellado en la recepción de la emisora cuando mandó su petición de réplica, MVS debería contar con la certificación de que recibió la respuesta a esa solicitud. Es asunto de formas, sí. Pero por simples que sean, en las formas radica la posibilidad para que se ejerzan los derechos.

Lo que he querido enfatizar es que el problema no radica en el teléfono descompuesto o en la ausencia de otras vías para encontrar a Bozzo. Por eso la explicación del noticiero me ha parecido insuficiente. Me ha preocupado, por una parte, la defensa del derecho de réplica como principio general, más allá de la personalidad o las intenciones de esa mujer. Y además, me inquieta el saldo que pueda tener este incidente y la posibilidad de que Bozzo se salga con la suya mostrándose como maltratada cuando, como comenté antes, ella es quien maltrata a personas, instituciones y al buen gusto.

En todo caso, uno de los resultados de este y otros episodios similares radica en la acumulación de experiencias para nutrir al derecho de réplica de una reglamentación eficaz y justa. Evidentemente esa reglamentación ha tropezado con el cabildeo de las televisoras y otros medios de comunicación. En el rechazo al derecho de réplica coinciden consorcios de la radiodifusión y, también, de la prensa escrita. Pero la falta de esa legislación antes que nada es (i) responsabilidad de los legisladores que la han postergado.

La posición del doctor José Roldán Xopa en este asunto no la conocía y resulta muy interesante. En realidad, reproduce una tesis que ya convalidó la Corte, al menos en una ocasión, cuando hace dos años rechazó una demanda de La Jornada contra la revista Letras Libres. Reconocer que un medio de comunicación se puede defender en sus propios espacios ante las críticas de otros es una tesis sugerente. Sin embargo en aquel caso se trataba de los derechos de una empresa y no de una persona y la demandante (La Jornada) no reclamó derecho de réplica, era una demanda por calumnia y por daño moral.

En este caso no es una empresa la que se inconforma (por mucho que pudiéramos o quisiéramos suponer que Televisa no es ajena al reclamo de Bozzo) sino una persona. ¿Tienen los comunicadores derechos disminuidos delante de otros medios cuando se les alude de manera desfavorable? ¿El hecho de disponer de una tribuna en otro medio inhabilita a una persona para replicar en el espacio donde desde su punto de vista se le ha calumniado o difamado? Me parece que no debiera ser así pero entiendo que es un debate pendiente entre los interesados en el derecho a la información.

¿Quieres que coloque en mi muro de Facebook tu carta de respuesta? Por la vía que empleaste, entiendo que tu mensaje es privado. Pero si quieres que lo conozcan las personas que han seguido esta discusión, en la que intervino nuestro amigo Gabriel Sosa Plata, me parecería muy bien. Lo dejo a tu decisión.

Te envío, Carmen, un afectuoso saludo.

Raúl Trejo Delarbre

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s