Primeras planas. Diversidad, parroquialismo, dispersión

Publicado en Zócalo, agosto de 2013

Jornada 14 julio 13 copia

El martes 16 de julio fue un día de excepción para la prensa mexicana. Todos los encabezados de primera plana en los diarios de información general estuvieron dedicados al mismo tema. La aprehensión del dirigente de Los Zetas, la banda criminal más sanguinaria y perseguida, concitó esa unanimidad en la prensa, al menos en la ciudad de México.

Esa coincidencia no es frecuente. A diferencia de otras épocas, cuando bastaba leer un solo diario para haberlos conocido todos porque, al menos en sus notas informativas, todos se ocupaban de los mismos temas, con los mismos énfasis y a menudo a partir de la misma fuente, ahora estamos ante una nueva y a veces paradójica diversidad. La prensa mexicana se ocupa de asuntos muy variados pero con acentuadas diferencias en sus criterios editoriales.
Una noticia puede ser destacada en un diario mientras que, para otros, no tiene relevancia alguna. Las agendas de la prensa mexicana son tan diversas que los periódicos, en su conjunto y salvo excepciones, no logran determinar prioridades para la discusión o el intercambio de puntos de vista en otros espacios de la sociedad.
Los asuntos que interesan a los diarios por lo general son tan coyunturales que no tienen permanencia más allá de un par de días o de una semana. Y sobre todo, siempre reconociendo excepciones, tenemos una prensa profundamente localista. El mundo ha dejado de ser fuente informativa para los periódicos mexicanos. La atención a lo inmediato los ha vuelto excesivamente parroquiales.

Mirar al poder, aún lejos de él
No siempre fue así. Durante largo tiempo, la prensa mexicana padeció una reconocible y costosa limitación debido a que dependía demasiado del poder político. Las instrucciones desde las oficinas de prensa gubernamentales, especialmente desde Los Pinos, eran tan cotidianas como Razón 4 jul 13acríticamente acatadas. De allí la monotonía que imperaba en esos periódicos.
El poder político no ha dejado de influir en la prensa pero de manera más dosificada. Todavía hay encabezados, o notas destacadas, que se pueden suponer dictados –y posiblemente pagados—desde oficinas de gobierno pero no todos los días, ni de manera uniforme en todos los periódicos.
Frente a esa restricción, en aquellos años del mimetismo forzado o complaciente al poder político, la prensa mexicana llegó a adquirir una perspectiva amplia cuando se ocupaba de asuntos internacionales. A diferencia de la prensa excesivamente localista que había en otros países, en México teníamos diarios con información internacional de buena calidad. Nuestro periodismo era parroquial y premoderno en el tratamiento de asuntos domésticos, pero se aventuraba a ser cosmopolita en sus páginas de asuntos internacionales.
Ahora nos encontramos en un proceso de involución, quizá solamente parcial, en la cobertura de temas foráneos. Abrumada, o aturdida por el estruendo que ella misma contribuye a crear alrededor de los temas nacionales, la prensa mexicana se interesa poco en noticias de otros países.
Tal es la tendencia que pudimos comprobar en un sencillo recuento de los contenidos de primeras planas durante la primera mitad de julio pasado. En esos días varios acontecimientos interesaron a los lectores de diarios en todo el mundo. El golpe de Estado en Egipto, los intentos del ex espía estadounidense Edward Snowden para conseguir asilo y la crisis política suscitada por denuncias de corrupción en España, fueron temas ampliamente cubiertos en los diarios más profesionales en el mundo. En la prensa mexicana, esos asuntos recibieron poca y en algunos casos ninguna atención.

Revolución desairada
El martes 2 de julio The New York Times dedicó su principal encabezado a la inminente ruptura política en Egipto (“Ultimátum de los militares egipcios a Morsi”). Sin embargo, de cinco diarios mexicanos revisados en este ejercicio, solamente El Universal dedicó a ese tema una nota, poco destacada en su primera plana (“Ultimátum de Ejército a presidente egipcio”).
Al día siguiente, miércoles 3 de julio, el diario neoyorquino siguió reconociendo la gravedad del escenario en Egipto (“El presidente egipcio desafía el ultimátum de los militares para retroceder”) pero ninguno de los cinco diarios mexicanos incluyó ese asunto en sus portadas. Sí lo hicieron el jueves 4 de julio, todos ellos con fotografías del golpe de Estado que para entonces se había consumado en El Cairo. Pero en ninguno de ellos fue la nota principal.
Ese jueves 4 de julio La Jornada se interesó fundamentalmente por otro tema internacional, la denuncia del presidente de Bolivia, Evo Morales, a cuyo avión varios países europeos le habían negado el paso dos días antes. Milenio dio su nota principal a una nota relacionada con las demandas contra padres irresponsables (“En el DF, 70 mil juicios como el de Góngora: TSJ”, en referencia al litigio por la manutención de los hijos del tristemente célebre ex ministro de la Corte). La Razón privilegió este titular: “El caso Heaven, una lucha entre dos bandas de Tepito: Mancera”. Reforma se ocupó de otro asunto de la ciudad de México: “Hace agua el metro”. El Universal, llevó en su nota principal: “Plantea ISSSTE elevar cuotas”.
Ese mismo 4 de julio, el NYT anunciaba en un vistoso encabezado junto a una gran foto y tres notas sobre el tema: “El ejército egipcio expulsa a Morsi y suspende la Constitución”. Folha de Sao Paulo anunció: “Exército derruba presidente do Egito”. El País, en Madrid, coincidía: “Golpe de Estado en Egipto”. El británico The Guardian interpretaba: “Segunda revolución de Egipto”.
Para el viernes 5 de julio, de los cinco diarios mexicanos únicamente La Razón (“Militares blindan imposición de presidente”) mantenía el tema en su primera plana. Además de The New York Times (“Los simpatizantes de Morsi enfrentan medidas enérgicas, división profunda”) daban su principal encabezado a ese tema diarios como el italiano Corrriere della Sera (“L’Egitto, I Militari, la Democrazia Quei Golpi Fuori Dai Nostri Schemi”), The Washington Post (“Egipto ordena arrestar a destacadas figuras islámicas”) o el parisino Le Monde (“Egipto, acto II de la revolución”).

El mundo, simplificado y soslayado
De los cinco diarios revisados, La Jornada es el que mayor interés manifiesta por temas iMilenio 14 julio 13nternacionales. Más del 30% de las 72 notas de primera plana contabilizadas en ese periódico, en los 15 primeros días de julio, estuvieron dedicadas a temas no mexicanos. El incidente que padeció el presidente de Bolivia y las informaciones sobre Snowden recibieron allí menciones muy destacadas, a diferencia de los otros cuatro diarios que no consideraron a tales asuntos merecedores de sitio en sus primeras planas. En siete, de los 15 días revisados, La Jornada incluyó a Snowden en sus primeras planas. El Universal lo hizo una vez, el 13 de julio, cuando el ex espía formalizó su petición de asilo.
La agenda de los diarios se expresa en varios espacios. Las primeras planas son el frente más vistoso, pero un periódico promueve y soslaya acontecimientos en cada una de sus secciones y desde luego en sus páginas editoriales. El ejercicio que presentamos aquí no permite identificar todas las prioridades de los periódicos analizados pero ofrece un acercamiento significativo a sus decisiones en el manejo de la información.
A partir de las primeras planas entre el 1 y el 15 de julio, contabilizamos titulares y temas para clasificarlos en los rubros que aparecen en las dos tablas que acompañan a este texto. Con el propósito de comparar esos diarios registramos hasta seis titulares de primeras planas, siempre los más importantes. En el caso de los periódicos tamaño diario (Reforma y El Universal, algunos días dejamos fuera varias notas, que en todos los casos eran llamadas a contenidos publicados en secciones interiores o suplementos.
La primera tabla presenta el número de notas contabilizadas durante los señalados 15 días. De acuerdo con su tamaño y diseño, hay periódicos con más notas diarias. En cambio La Razón coloca en su portada dos o tres asuntos y además no se publica los domingos. Por eso reúne menos notas que otros periódicos. De allí la pertinencia de comparar a los cinco diarios atendiendo fundamentalmente a los porcentajes que, de sus notas publicadas en primera plana, dedican a cada tema general.
Los asuntos internacionales alcanzan en el cómputo global el 12%, con 46 de 387 notas. Pero casi la mitad de ellas, 22, aparecieron en La Jornada. En Milenio las notas de carácter internacional ocupan menos del 5% de los titulares y en La Razón y Reforma menos del 7%. Cabe decir que una de las cuatro notas internacionales que encontramos en las primeras planas de Milenio se refiere a exportación de vacas de la India. Dos de las seis notas internacionales en Reforma fueron dedicadas a la decisión del Vaticano para santificar a Juan Pablo II y una más a la abdicación del Rey en Bélgica. Es decir, no se trata de informaciones relacionadas con asuntos cruciales en la política internacional.

 

Cuadro Uno

Cada diario, con prisma diferente
Las notas de carácter nacional, excluyendo deportes, espectáculos y cultura, así como las informaciones sobre asuntos de la ciudad de México, ocupan el 65% de los titulares en primeras planas. La mayor parte, casi el 30%, reúne notas de asuntos muy variados, desde el posible aumento de cuotas en el ISSSTE y la liberación de varios generales acusados en el gobierno anterior, hasta las erupciones del Popocatépetl, los acuerdos del gobierno con el sindicato de electricistas y las vicisitudes del Pacto por México.
Lo más significativo es la falta de coincidencia en torno a esos temas. Cuando un asunto es abordado por un diario los otros, por lo general, se abstienen de darle seguimiento. A Reforma le interesa la situación de Pemex y en 5 de los 15 días dedicó a esa empresa alguno de sus encabezados pero los otros cuatro diarios estuvieron al margen de ese tema. El Universal se ocupó en tres de esos días del estancamiento en la legislación que hubiera ampliado las facultades del IFAI, tema ignorado en primeras planas del resto de los periódicos.
A La Razón le interesa denunciar abusos y posibles tráficos de influencias en el gobierno de la ciudad de México y en tres de los días estudiados menciona casos de esa índole. También Reforma se enfoca en asuntos del DF (en 3 de los 15 días se ocupa del rechazo a la apertura de un casino en Polanco). En total, los encabezados acerca de asuntos de la ciudad de México alcanzan el 10% pero en La Razón llegan al 17.4% y en Reforma casi al 16%. En cambio en La Jornada solamente reciben dos notas, el 2.8% de los encabezados de primera plana en ese diario.
Justo a la mitad del periodo motivo de este ejercicio hubo elecciones en 14 estados del país. Aunque los partidos invirtieron amplias expectativas y no pocos recursos políticos en ellas, la cobertura que recibieron en los diarios mencionados fue modesta, al menos en comparación con las elecciones federales. Únicamente el 14% de los encabezados, hizo referencia a esos comicios. Se trata de 55 notas. Siete de ellas propalaban declaraciones o acciones del presidente Enrique Peña Nieto acerca de las elecciones.
Cuadro Dos copia

Débil vocación de búsqueda
Las informaciones acerca de hechos criminales las agrupamos en otro rubro, pero las allí clasificadas no son exclusivamente notas sobre crímenes. También están incluidas notas de asuntos judiciales como el litigio del ex ministro Góngora con la madre de sus hijos, o la discusión entre autoridades federales y del gobierno del DF sobre la existencia o no de cárteles delincuenciales en la capital del país.
Aún las notas sobre asuntos criminales, tienen una cadencia diferente en cada diario. Las indagaciones y derivaciones del secuestro de 12 jóvenes en el bar Heaven a fines de mayo, ocuparon titulares de primera plana los días 1, 3 y 4 de julio en La Razón; 3 y 5 de julio en Reforma; 3 de julio en El Universal y 8, 9 y 11 en Milenio. No hay sincronía en las fechas para resaltar ese acontecimiento. Ni siquiera en la ortografía. Reforma escribe “Heavens”, en plural, en tanto que el resto de los diarios lo hace en singular.
Los asuntos relacionados con cultura alcanzaron 10% de las notas en Milenio pero no debido a laUniversal 11 julio 13 vocación literaria o plástica de ese diario sino a las llamadas de primera plana que remiten a contenidos de suplementos o páginas culturales o a temas como las creencias religiosas de los superhéroes (5 de julio).
La información deportiva ocupa alrededor del 10% de los encabezados evaluados con excepción de La Jornada, que complementa su primera plana con la contraportada, en donde ubica temas de ese corte.
Hay más apreciaciones que pueden hacerse a partir del cotejo de primeras planas realizado para este artículo. Nuestra prensa diaria sigue teniendo poca vocación de búsqueda y permanece encerrada en el horizonte de cada publicación. No sólo no hay debate entre uno y otro diarios. Por lo general ni siquiera hay cobertura informativa a lo que aparece en las publicaciones competidoras. Otro asunto, fuera del alcance de esta revisión, es el profesionalismo y la presumible pobreza del periodismo de investigación en tales diarios.
Practicada en los términos que hemos descrito, la diversidad en la prensa mexicana no es necesariamente pluralidad sino causa de dispersión. Incluso, es motivo de ausencias temáticas en los periódicos que, por privilegiar algunos asuntos, ignoran otros. Tales definiciones temáticas a menudo se convierten en campañas e incluso obsesiones que los lectores deben compartir, o sobrellevar, para seguir habituados a cualquiera de esos diarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s