Que Laura Bozzo se quede en Televisa

La señora Laura Bozzo hace una televisión denigrante y nauseabunda. La utilización del drama ajeno, la en muchos casos comprobada falsificación de situaciones, la manera como hace de sus invitados víctimas propicias al linchamiento e incluso su peregrina pretensión de que con todo eso ayuda a la gente, han hecho de esa conductora de origen peruano, rechazada ya en varios países de América Latina, una de las expresiones más patéticas de vulgaridad y manipulación en la televisión mexicana.

Si tuviéramos que ofrecer un ejemplo, uno solo, de televisión basura, bastaría con referirnos a ese programa que transmite el canal 2 todos los días a las tres de la tarde.

Sin embargo, las voces que exigen la cancelación del programa de la señora Bozzo están equivocadas. El gobierno mexicano no tiene asideros legales para cancelar un programa de televisión, por muy agraviantes que sean sus contenidos. La Ley Federal de Radio y Televisión únicamente prohíbe las transmisiones “que causen la corrupción del lenguaje y las contrarias a las buenas costumbres, ya sea mediante expresiones maliciosas, palabras o imágenes procaces, frases y escenas de doble sentido, apología de la violencia o del crimen”, así como todo aquello que sea “discriminatorio de las razas” (artículo 63 de la Ley Federal de Radio y Televisión).

Si se demostrara que el comportamiento de la señora Bozzo quebranta esa disposición, la sanción prevista por la misma Ley (artículo 103) es una multa de entre 5 mil y 50 mil pesos. Esa infracción es poco significativa frente al costo de un minuto, un solo minuto de publicidad que, a las 3 de la tarde, tiene un precio de 808 mil 500 pesos de acuerdo con las tarifas vigentes del Canal de las Estrellas.

La ordinariez y el mal gusto no están prohibidos. No deberían estarlo, porque aunque nos resulten desagradables forman parte del derecho a la expresión. El problema no es que la señora Bozzo exhiba su ramplona intolerancia. El problema es que haya quienes buscan rating con programas como ése. Lo que hay que exigirle al Estado es mejor televisión, no acciones de censura.

Por eso sería mejor que la señora Bozzo siguiera haciendo telebasura. A ver si los ciudadanos se deciden a exigir la única solución completa: que tengamos más opciones en el campo de la televisión y no únicamente las que explotan el desprecio y la indignidad. Que las leyes promuevan una televisión que, en vez del atolondramiento, busque la calidad. Y eso no lo procurarán las actuales televisoras, que ya sabemos a qué se dedican y cómo, ni el gobierno actual que tanta magnanimidad tiene con ellas. No ha sido casualidad que este jueves, en el espacio que suele ocupar la señora Bozzo y a la hora en que los televidentes están acostumbrados a la palabrería, se difundiera el talk show del presidente de la República.

 

One thought on “Que Laura Bozzo se quede en Televisa

  1. En una democracia hasta el más intolerante debe tener derecho a expresarse, el problema es cuando esas expresiones cobran mayor validez que las sensatas. Es lamentable cuanto tienen que pisotear a las personas, en algunas ocasiones, para que reaccionen, esperemos este sea el llamado o parte de el, para que la sociedad exija lo que le pertenece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s