Televileaks

Publicado en emeequis

Mostrador

Simón Charaf dice que nunca es tarde. Así que después de varios años de ser socio de Televisa, ahora encabeza una campaña para publicitar las tropelías de esa empresa.

Él y su hermana Grisel crearon una asociación civil para documentar y exhibir abusos de Televisa. El portal http://www.televileaks.com, la colocación de anuncios espectaculares, la promoción de mítines y la difusión de ese tema en los pocos medios que se animan a romper el cerco de favoritismo y complicidades que ha beneficiado a Televisa, forman parte de la actividad vehemente que desarrolla el grupo encabezado por Grisel y Simón Charaf.

Él mismo es víctima del consorcio televisivo. Durante algún tiempo fue copropietario de una empresa que comercializaba las presentaciones, fuera de televisión, de artistas y otros personajes que tienen contrato de exclusividad con Televisa. El negocio funcionó bien pero en 2009, cuando Charaf requirió el pago de las utilidades que le correspondían, los dueños de Televisa eludieron ese compromiso. Le dijeron que si no accedía a venderles su parte de la empresa de promoción artística muy por debajo de su valor real, destruirían el negocio y a él mismo lo meterían en dificultades.

La ocasión para perjudicar a ese empresario la encontró Televisa muy pronto, cuando en enero de 2010 el futbolista Salvador Cabañas fue agredido en el “Bar Bar”. Simón Charaf es dueño de ese establecimiento. De hecho, su relación con Emilio Azcárraga Jean se originó en los años noventa porque el heredero y luego presidente de Televisa frecuentaba el Bar Bar.

Cuando el futbolista fue herido, los noticieros de Televisa se ensañaron con el Bar Bar más que con los agresores de Cabañas. Debido a esa cobertura parcial, Charaf le pidió a Azcárraga Jean espacio en televisión para ejercer su derecho de réplica. Entonces constató que sus antiguos socios no tienen lealtades sino intereses.

Las acusaciones contra su establecimiento y contra él mismo, llevaron a Charaf a defenderse en otros medios. Pagó inserciones en la prensa, abrió un sitio en Internet y se fue acercando, así, a otros ciudadanos que han sido perjudicados por Televisa.

Ahora impulsa un movimiento ciudadano que recibe adhesiones temerosas en público y muy enfáticas de manera privada. En la clase política y entre empresarios de diversas industrias, así como en organizaciones sociales que levantan reivindicaciones variadas, se ha extendido la certeza de que Televisa es un obstáculo para la democracia. No todos lo dicen, todavía, en voz alta.

Esa es la experiencia de políticos y gobernantes de todos los partidos que solamente comprando espacios en ocasiones de manera irregular (está prohibido pagar propaganda política en los medios electrónicos) logran acceso a esa televisora. Lo saben también profesionales de la comunicación que transigen ante condiciones laborales y exigencias políticas ignominiosas pero que no están de acuerdo con las prácticas de Televisa.

En pocas semanas, el sitio televileaks.com ha documentado más de un centenar de arbitrariedades de Televisa. Entre ellas:

– Licitación 21: “atraco a la nación” a favor de Televisa-Nextel.

– Televisa fragua audioescándalo del IMSS.

– Televisa atacó a la familia Saba al querer abrir tercera cadena de televisión.

– Televisa roba una calle al distrito federal.

– Televisa presionó a Columbia para suspender ciclo-homenaje a Cantinflas en canal 22.

– Más imagen para Peña Nieto, más dinero para Televisa.

– Teletón, medio para que Televisa evada su responsabilidad ante Hacienda.

– Televisa evade pago a cineastas por derechos de autor.

– Decreto de casas de juego a favor de Televisa.

– (Desde Monterrey) Televisa lucra con la desgracia y dolor ajenos.

– Televisa involucrado en “productos milagro”.

– Iniciativa México “mutila” trabajo actoral de Héctor Suárez.

Con esas denuncias, y con una encendida convicción en la capacidad de indignación y respuesta de los mexicanos, los hermanos Charaf y su movimiento se han convertido en inspectores ciudadanos de las acciones y omisiones de Televisa. Habrá quienes les reprochen su antigua asociación con los dueños de Televisa. También se les podrá decir que los atropellos de Televisión Azteca son tan graves, o más, que los que perpetra la empresa de Azcárraga Jean. Pero Simón y Grisel Charaf saben, como pocos, de qué hablan cuando evidencian desmanes de Televisa. Las víctimas de todo poder arbitrario tiene derecho a ofrecer su testimonio.

One thought on “Televileaks

  1. Creo que todos estamos hartos de todos los abusos a los que estamos expuestos si en algo puedo servir adelante la union hace la fuerza y aunque no tengo poder ya me canse de que siempre todo sea para ellos y nosotros que

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s