Iniciativa México: negocio y discurso conservador de las televisoras

Zócalo, julio de 2010

Con Iniciativa México, las televisoras intentan mostrarse como representantes de la sociedad. Se trata, insisten sus voceros, de un proyecto ciudadano, surgido de la sociedad civil.

Televisa y Televisión Azteca forman parte de la sociedad mexicana, pero no la representan, ni siquiera acompañadas por las tres docenas de empresas periodísticas y de radiodifusión que se sumaron a ese proyecto. La sociedad mexicana es mucho más diversa y la iniciativa aparentemente filantrópica que promueven ahora se debe, en buena medida, a las dificultades que las televisoras encuentran para tener aceptación y credibilidad entre los ciudadanos.

El anuncio de Iniciativa México. Fotografía tomada de http://www.notisistema.com

Iniciativa México es, además, negocio político y financiero especialmente para Televisa. Ese proyecto les permite a las televisoras mejorar o afianzar su ya fructuosa relación con el gobierno. Adicionalmente, aspiran a vender más espacios comerciales y a incrementar sus audiencias gracias a la explotación que harán, durante varios meses, de la sensiblería y la adhesión suscitadas por casos y causas nobles.

Discurso conservador

Iniciativa México es un proyecto de promoción ideológica y política de los propietarios de los medios de comunicación más poderosos en México. El esfuerzo individual más allá de las acciones colectivas, la caridad como sustituto de la solidaridad, el desprecio a la clase política considerada como prescindible y corrupta, la suposición de que las organizaciones empresariales pueden desplazar al Estado en algunas de sus funciones sustantivas y el afianzamiento de los medios de comunicación privados en el centro del escenario público mexicano, son algunas de las coordenadas no siempre explícitas en el discurso de Iniciativa México.

No se trata de un proyecto para impulsar acciones de beneficio social, aunque pueda favorecer algunas propuestas útiles. Iniciativa México intenta edulcorar un ambiente público excesivamente agriado por la violencia criminal, las querellas entre los políticos, el estancamiento económico, la desazón que se extiende en algunos sectores de la sociedad y  la inhabilidad del gobierno para enfrentar esa compleja situación.

Pero los ciudadanos tendrían que ser demasiado incautos para dejarse de inquietar ante ese panorama solamente porque en la televisión ahora se les presentarán historias edificantes en vez de las crónicas de crimen sin castigo que suelen acaparar el espacio de los noticieros. La reivindicación de trayectorias virtuosas y esfuerzos magnánimos quizá podría contribuir a que los mexicanos tengamos una idea menos desolada de la situación actual, pero no es ese el objetivo principal de las televisoras.

Teletón sin reglas claras

Iniciativa México es un enorme teletón, que se prolongará durante varios meses ya no en busca de aportaciones financieras como sucede en el evento que Televisa organiza cada diciembre, sino en pos de la expectación de los televidentes. Tendrá formato de Big Brother, al mostrar un proceso de selección de candidatos en donde irán quedando cada vez menos aspirantes al premio de dos millones de pesos que, según se ha dicho, obtendrá la propuesta “de acción social o ecológica” que resulte ganadora.

Ilustración tomada de http://lemocci.wordpress.com

No hay reglas claras para ese proceso de selección. El sitio web de Iniciativa México no muestra los criterios que orientarán al “consejo técnico”, encabezado por los propietarios de Televisa y TV Azteca y que estará a cargo de esa decisión. No se indica siquiera el monto de los premios, que ha sido conocido por menciones en los discursos en la ceremonia de presentación, el 7 de junio.   Si la Secretaría de Gobernación cumpliera con la obligación que tiene para supervisar la claridad y legalidad de todos los concursos, tendría que multar a los organizadores de ese certamen por excesivamente discrecional y confuso.

Desde luego Gobernación no incomodará con esa minucia a las empresas de Emilio Azcárraga Jean y Ricardo Salinas Pliego, a las que cotidianamente concede indulgencias ante otros excesos, entre ellos las infracciones a las reglas para difundir publicidad. Peor aún, versiones publicadas en diarios que se adhirieron a Iniciativa México y que no fueron desmentidas, señalaron que ese proyecto fue sugerido, o al menos respaldado, por el gobierno federal. Aparentemente, el presidente Felipe Calderón está interesado en promover la difusión de contenidos que contrasten con las noticias acerca de hechos de sangre y rencillas políticas que acaparan los espacios informativos.

De manera formal, Iniciativa México es responsabilidad de Televisa y Azteca, a las que acompañan otras empresas de radiodifusión y del periodismo impreso. Aunque no hay evidencias directas de que el gobierno del presidente Calderón haya inducido ese proyecto, se apresuró a elogiarlo al día siguiente de que fue presentado.

Lo que sí se puede constatar es que Iniciativa México ha sido impulsada por los consorcios mediáticos y muy especialmente por Televisa, después de varias decisiones del gobierno federal que favorecen a esa empresa. El periodista Jenaro Villamil recordó en la revista Proceso (30 de mayo) que Iniciativa México había sido un proyecto postergado por Televisa hasta que, a fines de abril, volvió a impulsarlo. En aquellas fechas el gobierno del presidente Calderón retiró el apoyo que inicialmente había otorgado a la reforma legal para las telecomunicaciones y la radiodifusión, a la cual Televisa se opuso.

Política ridiculizada

También, en fechas muy cercanas al lanzamiento de Iniciativa México, el gobierno federal concluyó las licitaciones para nuevos segmentos del espectro radioeléctrico que serán utilizados en servicios de telefonía y, por otra parte, para el uso de dos pares de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad que permitirán la conformación de una nueva opción para vender servicios de banda ancha en todo el país. Ambas licitaciones fueron ganadas por Televisa y sus socios.

Así que Iniciativa México surge en un momento de afianzamiento de la alianza entre el gobierno del presidente Calderón y la corporación encabezada por Azcárraga Jean.  Sin embargo ese proyecto propagandístico e ideológico promueve una apreciación maniquea de la vida nacional, incluso del quehacer político, a los que caricaturiza a conveniencia de los empresarios que lo impulsan.

Además del spot en donde Javier Aguirre, entrenador de la selección mexicana de futbol, dice que hay que pasar a la etapa del “México del ya se pudo”, Iniciativa México difunde mensajes acerca de personajes emblemáticos de la vieja política. Uno de ellos es una supuesta lideresa sindical –mucho más parecida a Alejandra Barrales que a Elba Esther Gordillo– que confiesa de qué manera burla el interés de los trabajadores. Otro spot, muestra a un “político” que conversa con varios de sus amigos en un restaurante:

“El pueblo nos eligió y decidió poner su confianza en nosotros. Pero si ya estando allí: un contratito a un ser querido, un empujoncito a una compañía… No pasa nada. Al ciudadano todo se le olvida. Te lo digo por experiencia”. Después de esa cínica confidencia, una voz en off reclama: “¿Y tú? ¿Qué estás haciendo por México?”.

No está mal develar los defectos de líderes tramposos y políticos convenencieros. Pero, como toda caricatura, las que difunde Iniciativa México muestran solamente el ángulo más detestable de los líderes gremiales y olvida que hay sindicatos que sí representan a los trabajadores. De la misma manera la sátira del “político”, como se identifica al protagonista del otro spot, suscita la impresión de que todos los gobernantes, legisladores o dirigentes partidarios son iguales. Entre ellos, desde luego, los telespectadores podrán incluir a los políticos que se desempeñan en el actual gobierno o en el partido del presidente Calderón.

Obsesión antiestatal

Esa ideología individualista y privatista, que ha sido bandera de las corporaciones empresariales de mayor beligerancia pública, también la ha reivindicado el sector más conservador del Partido Acción Nacional. Tal doctrina ambiciona la preeminencia del mercado abierto y con escasas reglas, la posibilidad de hacer negocios sin tener que cumplir con pautas de responsabilidad social y la reducción del Estado hasta su expresión más minúscula. Nada nuevo hay en esas aspiraciones, que forman parte del más agresivo pensamiento empresarial en este país y en el mundo desde hace casi un siglo. Ahora, sin embargo, tales consignas son respaldadas expresamente por el gobierno mexicano y, por otra parte, los consorcios de la comunicación que las difunden han creado un discurso que asocia esa ideología conservadora a causas presuntamente sociales.

Igual que el Teletón, Iniciativa México supone que la atención a las carencias sociales se logra a partir de esfuerzos individuales y no

Ilustración tomada de http://www.pueblahoy.net

con el funcionamiento de las instituciones que la sociedad misma ha construido para organizar sus esfuerzos y gobernarse. En la atención a las carencias sociales básicas, que hoy por hoy siguen escindiendo a nuestro país, ningún esfuerzo sale sobrando pero esa es una tarea, antes que nada, del Estado y sus instituciones. La solidaridad epidérmica que promueve el Teletón y ratifica Iniciativa México, no reemplaza las obligaciones que debe cumplir una política social suficiente y eficaz.

Así también, la identificación y propagandización de algunos casos de esfuerzo personal podrán nutrir a las televisoras de contenidos tal vez conmovedores e incluso ejemplares, pero no enfrenta las causas esenciales de la desigualdad y de las carencias básicas en este país. Reducir el esfuerzo para reivindicar a la sociedad y al país a la publicitación de varios casos o proyectos social y mediáticamente atractivos, implica un preocupante empobrecimiento de la vida pública.

Liderazgos mediáticos

En el terreno expresamente político, Iniciativa México propone dos mensajes complementarios. El primero de ellos plantea que el país aun no tiene los liderazgos que necesita y que han de surgir de la sociedad hasta ahora menospreciada. Se habla de líderes naturales, organizadores sociales y dirigentes genuinos, en un discurso que pretende, entonces, que los dirigentes que actualmente tiene la sociedad son impostados y ajenos a los ciudadanos.

Ese diagnóstico es congruente con la realidad de un sistema político escasamente abierto al reconocimiento de nuevos liderazgos. Pero al indicar que esos nuevos dirigentes provendrán de la sociedad, las televisoras sugieren que ya no hay nada reivindicable en el campo de los partidos. Quizá tienen razón, pero el poder mediático no es la vía idónea, y mucho menos la más calificada, para decirle a la sociedad qué dirigentes le convienen.

Al proponerse como la vía idónea para que sean conocidos los próximos dirigentes de la sociedad mexicana, las televisoras pretenden desempeñar las tareas de selección y promoción que hasta ahora han estado reservadas a la construcción de adhesiones y consensos dentro de organizaciones sociales e instituciones políticas o, más recientemente, a las agencias de colocaciones.

Erigidas en head hunters de la política mexicana, las televisoras soslayan que ellas mismas han servido como mecanismos para amplificar la presencia pública de la vieja clase política, a cuyo servicio se han mantenido más allá de tránsitos sexenales o de la hegemonía de uno u otro partido. No será nuevo el entremetimiento de las televisoras en el quehacer político, aunque muy posiblemente en el transcurso de 2011 quieran promover al primer candidato presidencial inducido con recursos, lenguaje, formatos e intereses televisivos. Iniciativa México, en la forma y en el fondo, puede ser el ensayo general para destapar la postulación presidencial del todavía gobernador Enrique Peña Nieto.

Dechados de unidad

El segundo mensaje político de Iniciativa México es la decisión de empresas por lo general distanciadas en la defensa de sus respectivos espacios, para reunirse en un proyecto que aparentemente va más allá de esos intereses particulares. Al discurso supuestamente magnánimo que anuncia el ofrecimiento de espacios mediáticos y recompensas millonarias a las propuestas que se vayan perfilando como ganadoras, los dueños de varias docenas de medios de comunicación añaden la ostentación del esfuerzo que hacen para marchar juntos.

Somos tan solidarios con el país que hacemos a un lado nuestras diferencias, proponen esos empresarios con un comportamiento que tiene más teatralidad que novedad. Televisa y Televisión Azteca, en efecto, compiten por las mismas audiencias y por lo general se disputan a los mismos anunciantes. Pero esa rivalidad en los negocios no les ha impedido coincidir en la defensa de intereses comunes, como la presión ante el gobierno de Vicente Fox en 2001 para que derogara el 90% del tiempo fiscal que utilizaba el Estado mexicano, o el cabildeo –con todo y chantajes políticos y mediáticos– para que los partidos respaldaran la llamada Ley Televisa en 2006. Al año siguiente esos consorcios convergieron para oponerse a las reformas constitucionales en materia de propaganda política. En 2009, se pusieron de acuerdo en una campaña contra las nuevas reglas para los mensajes electorales; entre otras acciones, transmitieron esos spots de manera simultánea en los canales de Televisión Azteca y Televisa en el cruce de una hora a otra para que los televidentes estuvieran constreñidos a contemplarlos durante 6 y no por hasta 3 minutos como establece la ley.

Los empresarios de tales consorcios y sus voceros, hacen gala de su concordancia en Iniciativa México como si se tratara de un acuerdo excepcional en la historia de la televisión y la sociedad mexicanas. A pesar de que no hay novedad en esa capacidad para actuar juntos cuando les conviene, los propietarios de tales medios se muestran como ejemplo en contraste con las desavenencias que pululan entre los partidos políticos, al interior de todos ellos y dentro de cada institución del Estado comenzando por el gobierno federal.

Nosotros sí podemos; aquí sí hay voluntad para marchar juntos; mírennos nomás, nosotros sí hacemos a un lado nuestras diferencias mientras ustedes continúan entrampados en disputas que la sociedad considera ajenas y a las cuales reprueba: ese es el mensaje que Iniciativa México articula no tanto para ostentar la coincidencia de los jeques mediáticos sino para exhibir la incapacidad de concertación que padecen los políticos.

Piel de oveja

Sin embargo los impulsores de Iniciativa México distan mucho de ser ejemplos para la sociedad e incluso para el mundo político. Es difícil creer en las exhortaciones a la solidaridad cuando provienen de Televisa, que ha tenido un comportamiento depredador cuando otras empresas ocupan aunque sea muy parcialmente algunas de sus cuotas de mercado. Y resulta absolutamente frágil una convocatoria para recompensar la grandeza de miras, las actitudes responsables y el compromiso con la sociedad cuando proviene de Televisión Azteca: una empresa insistentemente dedicada a infringir la ley.

La vocación transgresora de TV Azteca pasa por la ocupación violenta e ilegal de las instalaciones del Canal 40 hace casi ocho años y se mantiene en el reiterado incumplimiento en la difusión de spots de los partidos que el IFE sanciona de manera constante. ¿Quién puede creer en el afán benefactor de los consorcios mediáticos con esos nada lejanos antecedentes? Hablar de lobos con piel de oveja es demasiado trillado, pero la costumbre de los abusivos para manifestarse como si fueran considerados y espléndidos resulta harto frecuente para no recordar que, también en este episodio, las televisoras quieren prestigiarse con los méritos de otros.

Lo hicieron, por lo pronto, con la presencia de funcionarios académicos y de algunos intelectuales que comparecieron en la presentación de Iniciativa México y algunos de los cuales forman parte del consejo técnico que seleccionará a los ganadores de esa campaña. El rector de la UNAM, el doctor José Narro Robles, no tenía ninguna necesidad (mucho menos la institución que encabeza) de implicarse en un proyecto que no es de la sociedad, ni enmendará al quehacer político sino, únicamente, servirá al interés de empresas mediáticas que suelen propagar contenidos e incluso valores antagónicos a los que forja e irradia la Universidad Nacional. A la UNAM y a su Rector no les hace falta estar en todos los eventos, ni comparecer ante todos los micrófonos, máxime en circunstancias donde el escenario, el guión, los reflectores y hasta los aplausos los colocan las televisoras.

Altruismo de hojalata

Todos esos son, en todo caso, aplausos convenencieros. Y la magnanimidad de Iniciativa México es de hojalata. De todos los proyectos y casos que sean presentados, los organizadores seleccionarán cinco. Cuatro de ellos recibirán un millón de pesos cada uno. Para el primer lugar habrá dos millones de pesos.

Esas cantidades difícilmente son suficientes para impulsar proyectos sociales extensos y duraderos. Y para las televisoras, son minucias. A muchos ciudadanos comunes, dos millones de pesos les cambiarían la vida. Pero para Televisa significan la venta de menos de tres spots de 20 segundos en horario preferencial.

La empresa de Azcárraga Jean, de acuerdo con sus tarifas vigentes, cobra 794 mil 500 pesos por un anuncio de 20 segundos entre 21 y 22 horas, de lunes a viernes. Así que con menos de un minuto de publicidad, Televisa recuperará el gasto que significará el premio al proyecto ganador en Iniciativa México.

Los domingos, las tarifas de publicidad son más baratas. El espacio de 20 segundos en el canal 2 de Televisa vale, nada más, 454 mil 600 pesos entre 9 y 10 de la noche. Y será los domingos por la noche cuando las televisoras difundan los avances en el proceso de selección de Iniciativa México.

El intenso despliegue de publicidad, incrementado por la expectativa que suscite un concurso con coartadas sociales, nutrirán las audiencias y la venta de publicidad tanto en Televisa como en Televisión Azteca. En esa extensa promoción colaborarán las cadenas de radio y los periódicos que accedieron a sumarse a ese proyecto de las televisoras.

Por primera vez, las dos televisoras tendrán a su servicio un diversificado sistema comunicacional que anunciará, todo el día, los programas dominicales que Televisa y Azteca dedicarán a Iniciativa México. Radio Fórmula y Radio Mil, El Universal, Milenio y El Economista, entre otros medios electrónicos y escritos, pregonarán los avances de Iniciativa México pero el grueso de la publicidad que se inserte durante las transmisiones dominicales irá a las arcas de Televisa y Televisión Azteca.

No serán pocos los espacios de un minuto, facturados a un millón 363 mil pesos cada uno, que Televisa coloque entre sus anunciantes con motivo de esos programas especiales. No será desdeñable la publicidad gratuita que beneficiará a las dos televisoras gracias a la aquiescente colaboración de docenas de periódicos y radiodifusoras. A veces sí es verdad que nadie o casi nadie sabe para quién trabaja.

Mexicanos agraviados

La promoción de la cultura ciudadana, la comunicación de valores solidarios y democráticos, así como la difusión de experiencias de compromiso con la sociedad, son muy importantes. Pero cuando sufren el tamiz de las televisoras, quedan reducidas a meros protagonistas del canal de las estrellas –o, peor aún, de la voraz empresa del Ajusco–.

Iniciativa México ofende a muchos mexicanos. A la gente en este país no le hacen falta panegíricos de las televisoras para ser solidaria y trabajadora. Decenas de millones de mexicanos se afanan todos los días, todo el día, para darles a sus familias una vida decorosa.

El “México dinámico y emprendedor” que buscan las televisoras está compuesto por los espectadores cautivos que no tienen más opción de entretenimiento e información que la televisión abierta. Si Televisa y Azteca quisieran beneficiar a esos mexicanos trabajadores y honrados, dejarían de propinarles la programación basura que inunda sus canales. Pero no es el interés de la sociedad, sino tomar a la sociedad como coartada, lo que interesa a las televisoras.

Anuncios

4 thoughts on “Iniciativa México: negocio y discurso conservador de las televisoras

  1. Malditos sean aquellos que lucran con la necesidad del pueblo, malditos aquellos que con piel de oveja no hacen más que atacar a la presa “todos los pobres del país, que cada vez somos mas dicho se de paso), abrumarla con su enorme poder de comunicación e influencias políticas que tienen.

    ¿Qué saben de la relación de la ganadora de iniciativa México 2011 la Srita. Gaxiola?, ¿qué no es pariente de esos Panistas de apellido también Gaxiola, poderosos capitalistas y explotadores de la clase trabajadora de nuevo León?

  2. excelente alguien me podria decir cuando se lleva a cabo este programa o que programacion tiene para q salga en la telavicion?

  3. Excelente artículo. La descripción que Raúl Trejo Delarbre hace de las empresas Televisa y TV-Azteca es perfecta. Estas televisoras a cada oportunidad que se les presenta reivindican su comportamiento de desprecio hacia las autoridades y la sociedad mexicana. La forma en que violentan las leyes y llevan a cabo actos en agravio a la sociedad es sorprendente, pero lo es aún más la forma en que las autoridades las indultan y les siguen permitiendo pisotear a otras empresas menores y a la propia sociedad civil. Teletón, movimiento azteca, juguetón, iniciativa México, la desaparición de CNI-Canal40, HiTV, licitación 21 son ejemplos de estos agravios. Ojalá y este tipo de artículos llegara a más personas para que conocieran la negra historia que hay detrás de estas empresas depredadoras.

  4. Respeto y admiro mucho el trabajo del maestro Trejo Delarbre. Actualmente me inspiro en el para mi tesis sobre Democracia y medios. Me asombra su capacidad para abstraer teoricamente problemas sociales, su acertada y puntual crítica a los medios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s