Granados Chapa

emeequis, 8 de septiembre

Mostrador

Miguel Ángel Granados Chapa, el periodista mexicano más destacado de nuestros días, está recibiendo numerosos, justos y pertinentes reconocimientos. El jueves pasado en el Centro Cultural Universitario la exhibición de la película “Voces Silenciadas, Libertad Amenazada”, dirigida por Maricarmen de Lara, fue motivo para que la Asociación Mexicana de Derecho a la Información le hiciera un homenaje al columnista de Reforma y fundador de numerosas publicaciones durante las décadas recientes.

En junio, en el llamado Paseo de los Periodistas Ilustres en la Delegación Venustiano Carranza, fue develado un busto de Granados Chapa. Y la próxima semana, comienza en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales un ciclo de mesas redondas inspiradas en las enseñanzas de ese periodista.

Hace un año la conmemoración de los 30 años de Plaza Pública, la columna que escribe Granados Chapa, fue motivo para otra oleada de reconocimientos. La persistencia de un espacio editorial siempre es oportunidad de congratulación. Pero lo es más la perseverancia del trabajo periodístico singularizado por la inteligencia crítica, la investigación escrupulosa y, por añadidura, a cargo de una pluma elegante y ágil. Esos atributos han sido celebrados durante largo tiempo por los numerosos lectores de Granados Chapa.

Los reconocimientos recientes son suscitados por otras circunstancias. Granados Chapa está cumpliendo 45 años como periodista profesional desde que, a los 22 años, comenzó como reportero en el semanario Crucero. Pero además, se acaban de cumplir cuatro años del juicio que mantiene contra él y otros periodistas un individuo llamado Gerardo Sosa Castelán, que actualmente es diputado por el PRI.

Sosa Castelán ha sido dirigente sindical y estudiantil, así como rector en la Universidad Autónoma de Hidalgo; más tarde fue dirigente estatal del PRI y en dos ocasiones ha sido diputado federal. Sus maniobras harto discutibles, el clientelismo que ejerció primero para ser rector sin méritos académicos notables y luego para estar a la cabeza de un conocido grupo de presión política, son bien conocidos entre los hidalguenses.

En 2004 parte de esa trayectoria, especialmente en la Federación de Estudiantes de la UAH, fue documentada en el libro La Sosa Nostra. Porrismo y gobierno coludidos en Hidalgo, de Alfredo Rivera Flores y publicado por Miguel Ángel Porrúa. Granados Chapa, que suele estar al tanto y con detalle de la vida política en estado natal, escribió el prólogo.

Ofendido con ese libro y sin reparar en las muchas ofensas que él mismo ha infligido en su desempeño público, Sosa Castelán demandó judicialmente al autor del libro y al autor del prólogo, así como a la casa que lo editó, el taller que hizo la tipografía y hasta al diseñador de la portada y al fotógrafo que tomó la imagen suya que aparece en la cuarta de forros de ese volumen. Tan desproporcionada demanda, lejos de haber sido resuelta con rapidez si hubiera prevalecido un mínimo de sensatez judicial, ha sido demorada por Sosa Castelán y sus abogados durante ya más de 4 años.

En el transcurso de esos 1500 días Granados Chapa, sus codemandados y la empeñosa abogada Perla Gómez Gallardo, del grupo Libertad de Información México A.C., han tenido que peregrinar de una audiencia a otra, en un proceso innecesariamente prolongado. La tortuosidad de ese litigio ha permitido suponer que el juez 29 de lo Civil del DF, Miguel Ángel Robles Villegas, ha estado favoreciendo a Sosa Castelán al mantener abierta la recepción de pruebas, negándose a dictar sentencia. El Consejo de la Judicatura del Distrito Federal está revisando el caso para determinar si el juez ha incurrido en una demora arbitraria para incomodar a Granados Chapa y el resto de los demandados.

Tales circunstancias hacen de los homenajes a ese periodista hidalguense motivo de solidaridad gremial, ciudadana y personal, además del reconocimiento profesional que significan.

Todos los miércoles a las 5 de la tarde, entre el 17 de septiembre y el 29 de octubre, en el auditorio Flores Magón de la FCPyS en Ciudad Universitaria, habrá mesas redondas para examinar el ejercicio y la formación de los periodistas, así como el desarrollo de los medios de comunicación en México a partir de la nutrida y fructífera obra de Miguel Ángel Granados Chapa, a quien hay motivos abundantes para llamarle maestro.

2 thoughts on “Granados Chapa

  1. estimado Miguel Angel Granados Chapa
    todos los días escucho su programa “Plaza pública” de radio UNAM, desde Puebla pero hoy cortaron la transmisión y me tuve que meter a internet. Le escribo para informarle y así tal vez usted pueda hacer algo por esto.

  2. Admirable Granados Chapa. Cualquier cosa que se haga para reconocer su buen hacer, su criterio, su claridad, su certero juicio…bienvenida sea.

    Para mí, es un periodista referente no sólo en México, sino en todo el mundo de habla hispana. Ojalá en España se tuviera más en cuenta su forma de construir opinión.

    En cuaqluier travesía de tinieblas, y la política mexicana lo es, Granados Chapa será siempre un buen faro. Un gran maestro.

    Creemos más plazas públicas.
    Un saludo y enhorabuena por el blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s