Dinero, eje de las campañas electorales

Publicado en Zócalo, abril de 2007 

Publicidad política, fuente de inequidad y subterfugios 

    La compra de espacios destinados a propaganda política en los medios electrónicos se ha convertido en fuente de conveniencias a-legales y posiblemente también ilegales. Ese gasto ha sido reconocido como uno de los dispendios menos justificables en nuestro sistema político. Y por añadidura, se trata de un gasto cuyos rendimientos son escandalosamente exiguos. Igual que en comicios anteriores, los votos logrados en las elecciones federales de 2006 parecieran haber sido inversamente proporcionales a la cantidad de espacios pagados por los candidatos y partidos en los medios de comunicación. En otras palabras: más presencia –pagada o gratuita– en la televisión y la radio no fue garantía de votaciones más altas. Más bien, sucedió todo lo contrario.    Los partidos políticos, sin embargo, no han entendido esa situación de rendimientos decrecientes que está significando su presencia en los medios de comunicación. Al considerar a tales medios como el espacio ya no preferente sino ahora prácticamente único de contraste y confrontación entre ellos mismos, los partidos han descuidado otras formas de proselitismo y, en buena medida, han dejado de hacer política. Al disponer de amplias sumas de dinero para gastar en la adquisición de espacios pagados, partidos y candidatos, como hemos subrayado en otras oportunidades, se han convertido en clientes y en buena medida han dejado de ser interlocutores de los medios de comunicación. 

   Desde hace varias elecciones, la mayor parte de las erogaciones que hacen los partidos ha sido destinada a la contratación de espacios en medios electrónicos. En 1994 solamente el 25.3% de los gastos de los partidos en sus campañas estuvo orientado a la compra de tiempos en esos medios. En 1997 esa proporción creció al 55%. En 2000 el 54.3% del dinero que recibieron los partidos fue a parar a las chequeras de radiodifusoras y televisoras (1) . En 2003 el 49% de las erogaciones de los partidos tuvo el mismo destino  (2) . Y todo parece indicar que en las campañas de 2006 el porcentaje del gasto en contratación de espacios mediáticos habrá sido aún mayor.    Para las campañas de 2006 la autoridad electoral aprobó un financiamiento por 4 mil 136.76 millones de pesos. La mitad de ese monto, como se indica en el Cuadro Uno, corresponde al financiamiento para actividades ordinarias y la otra al dinero que se entrega para gastos de campaña de los partidos.
 

Cuadro UnoFinanciamiento público a los partidos en 2006(millones de pesos)
  Financiamiento total Financiamiento para campañas
PAN    1111.74           555.87
PRI y PVEM    1608.14           804.07
PRD, PT y Convergencia    1257.76           628.88
Nueva Alianza        79.56             39.78
Alternativa        79.56             39.78
Totales    4136.76         2068.38
Fuente: Datos calculados a partir de IFE, Elecciones federales 2006. Organización del proceso electoral federal 2005 – 2006. Página 102.

   Además del financiamiento público, como es sabido, los partidos reciben aportaciones privadas que tienen límites establecidos por la ley y de las cuales deben informar a la autoridad electoral. Cuando esos informes sean conocidos y auditados, sabremos de cuánto dinero dispusieron las campañas de 2006. Mientras tanto disponemos de la información que los mismos partidos, en cumplimiento de otra obligación legal, han debido entregar al IFE con los montos de los gastos que hicieron en medios de comunicación en el transcurso de esas campañas (3) .

   Se trata de información preliminar, que no ha sido contrastada con las facturas que amparen esos gastos y que los propios partidos deben proporcionar y nos ofrece un panorama seguramente representativo de las prioridades que definieron esas erogaciones durante las campañas recientes. 

   Con estos datos se puede constatar el significativo peso que los partidos le confieren a la contratación de espacios en televisión y radio. Cabe subrayar que esos espacios son adicionales a los que, en ejercicio de una de sus prerrogativas legales, los partidos pueden ocupar en los tiempos estatales en los medios electrónicos.  

Creciente gasto en radio y TV    

En el Cuadro Dos hemos sumado los gastos reportados por los partidos para todas sus campañas federales: las que realizaron por la Presidencia de la República, así como para senadores y diputados. De esta manera tenemos un panorama más completo acerca del total del dinero que invirtieron en la contratación de medios de comunicación. Es evidente la concentración del gasto –y, así, del interés comunicacional de los partidos– en los medios de carácter electrónico y muy especialmente en la adquisición de espacios en televisión.  
 

Cuadro DosGasto en medios realizado por los partidos políticos en las campañas de 2006(suma de gastos en campañas para presidente, senadores y diputados)
  Televisión Radio Prensa Otros (1)
PAN 182 289 429.10  134 696 761.30 13 860 445.82  57 656 671.03
Alianza por México (PRI, PVEM) 372 795 780.70  104 845 094.30 42 202 419.56 109 645 220.6
Coalición por el Bien de Todos (PRD, PT, Convergencia) 414 211 701.40  116 279 197.30  3 982 797.16  28 642 734.78
Nueva Alianza   19 634 037.27     2 832 978.14  1 152 833.60     3 367 316.19
Alternativa (2)     4 881 474.00     1 752 036.70           0            0
Totales 993 812 422.47  360 405 967.74 61 198 496.14 199 311 942.5
(1) Anuncios espectaculares, salas de cine e Internet. (2) La información de los gastos de Alternativa no aparece de manera completa. FUENTE: Datos calculados a partir de los informes bimestrales que los partidos presentaron al IFE acerca de sus campañas para la Presidencia de la República, el Senado y la Cámara de Diputados y publicada en el sitio web del Instituto Federal Electoral.

   El Cuadro Tres muestra, sumados todos los rubros, el gasto total que, de acuerdo con sus propios informes, hicieron los partidos en la contratación de recursos y espacios mediáticos. Esos montos se pueden comparar, en el mismo cuadro, con el gasto para radio y televisión y, por otra parte, en medios de otra índole. De toda la erogación hasta ahora reportada en medios de comunicación, Acción Nacional destinó casi el 82% de sus gastos en ese rubro a la contratación de espacios en medios electrónicos. La Alianza por México el 76%. La Coalición por el Bien de Todos, casi el 95%.  

Cuadro Tres

Gasto total en medios / gasto en radio y TV durante las campañas de 2006

(suma de gastos en campañas para presidente, senadores y diputados)

  Gasto total en medios Televisión yradio Otros (incluye prensa) (1) % Radio y TV
PAN 388 503 307.40  316 986 190.40  71 517 116.85 81.6%
Alianza por México (PRI, PVEM) 629 488 515.20  477 640 875.00 151 847 640.10 75.88%
Coalición por el Bien de Todos (PRD, PT, Convergencia) 563 116 430.60  530 490 898.70  32 625 531.94 94.21%
Nueva Alianza   26 987 065.20    22 466 915.71   4 520 149.79 83.25%
Alternativa (2)     6 633 510.70      6 633 510.70             0 100%
Totales 1 614 728 828 1 354 218 390 260 510 438.68  
(1) Prensa, espectaculares, cine e Internet. (2) La información de los gastos de Alternativa no aparece de manera completa. FUENTE: Datos calculados a partir de los informes bimestrales que los partidos presentaron al IFE acerca de sus campañas para la Presidencia de la República, el Senado y la Cámara de Diputados y publicada en el sitio web del Instituto Federal Electoral.

   Más de mil 354 millones de pesos gastados en televisión no les aseguraron a los partidos, necesariamente, mejores posiciones electorales. Y como todos sabemos, ese gasto no se tradujo en campañas más propositivas, más racionales ni capaces de mejorar el entendimiento público de los asuntos políticos. Todo lo contrario, en la sociedad mexicana hay pleno convencimiento por una parte en que un gasto tan elevado resulta innecesario. Y sobre todo, parece existir consenso en la agresividad, el maniqueísmo e incluso la descompostura con que los partidos utilizaron los recursos públicos cuando contrataron espacios en televisión y radio. El único remedio tanto para acotar ese dispendio como para lograr que las campañas no se conviertan en batallas por el spot, será impedir la contratación de propaganda política en televisión y radio.–0–


   (1) Datos calculados por Luis Emilio Giménez-Cacho en “La hora de las cuentas. Para saber cuánto gastan los partidos”. Configuraciones número 12-13, abril-septiembre de 2003, p. 69.

   (2) Ciro Murayama, “Dinero, medios y elecciones”. Nexos 331. Julio de 2005, p. 51.

 

    (3) Cada bimestre, durante la primera mitad de 2006, los partidos entregaron al IFE sendos informes de los gastos realizados en las campañas presidenciales, para diputados y para senadores. Esos informes se encuentran disponibles en el sitio web de la autoridad electoral: www.ife.org.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s