Las grabaciones confirmaron los manejos de Televisa

Texto para la edición electrónica de la

revista etcétera

Marzo 1 de 2006

Primero lo primero: el espionaje telefónico es un delito. Propagar los resultados de una acción ilegal también lo es. La abundancia de conversaciones privadas que conocemos en transcripciones –siempre interesadas, siempre estridentes, siempre confusas– que han anegado la vida pública mexicana ha llevado a olvidar el carácter ilícito pero, además, los rasgos antiperiodísticos de esa práctica. El periodismo auténtico investiga y pone en contexto los acontecimientos. El periodismo ramplón se conforma con filtrar y propagar lo que han espiado otros.

Las grabaciones publicadas el 1 de marzo por El Universal no aportan una sola información sustantiva al entendimiento de cómo y en beneficio de quién se enderezó la campaña a favor de la certeramente llamada Ley Televisa. Lo que hacen esas transcripciones es confirmar certezas ampliamente difundidas.

En esas grabaciones se ratifica:

a) Que Televisa ha organizado directa y activamente la defensa de la minuta que con tanta prisa aprobaron los diputados el pasado 1 de diciembre.

b) Que los consultores que pretendían transitar por este debate como “independientes” en realidad, tal y como hemos dicho e insistido, actúan por consigna de Televisa. En esas grabaciones se escucha a Javier Tejado Dondé, funcionario de dicha empresa, ordenar tareas para que las cumplan Eduardo Ruiz Vega, Federico González Luna, Gerardo Soria y Ernesto Piedras. A esos abogados les será imposible seguirse presentando como simples expertos sin interés corporativo específico. Ahora se confirma que sus opiniones han estado al servicio de Televisa.

c) Que en ese empeño, Televisa y Tejado han empleado distintas formas de coacción. Por ejemplo la conversación acerca de cómo fue presionada la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones e Informática, María Teresa Carrillo Prieto, para que modificara la opinión adversa que ese organismo había expresado acerca de la minuta legislativa, es de una ordinariez vergonzosa. Cuando Tejado le dice a su interlocutor que con la CANIETI no habrá problema porque “Televisa se lo pidió al jefe de Tere Carrillo” no sólo se corroboran las presiones corporativas que se han denunciado en las semanas recientes. Además se refirma la patanería con que actúan Televisa y sus funcionarios.

Todo eso ya lo sabíamos. Pero como algunos –entre ellos varios de los develados por las indiscreciones telefónicas de Tejado– aseguraron muy serios e indignados que Televisa no estaba detrás de la defensa de la minuta, la confirmación del papel que tiene dicha empresa en todo este proceso es por lo menos significativa.

Lamentablemente la publicación de esas transcripciones, además de las implicaciones delictivas que mencioné antes, tiene dos consecuencias. La primera, ha sido restarle atención al hecho auténticamente importante en los acontecimientos recientes relacionados con la minuta: ese es, me parece, la decisión de 110 diputados para solicitarle al Senado que enmiende la minuta que le enviaron hace tres meses. Quienes han requerido que esa propuesta sea aprobada sin un solo cambio insisten en que los diputados se incomodarían si los senadores le hicieran reformas. Ahora se demuestra que lo que hay en San Lázaro es ganas de que la minuta se les devuelva con modificaciones que les permitan a los diputados reparar aquel terrible error de diciembre.

La segunda consecuencia deplorable es la distorsión que la difusión de las transcripciones pueda imponerle al debate sobre esas reformas. Quienes hemos impugnado la minuta que se encuentra en el Senado hemos desmontado y refutado, uno por uno y sin faltar uno solo, cada uno de los argumentos de quienes la defienden. A la Ley Televisa la hemos logrado descalificar, punto por punto, en un debate en el que han prosperado los datos, los hechos y las ideas. Nuestro esfuerzo argumental nada tiene que ver con la publicación de tales transcripciones. No son esos ni serán jamás nuestros métodos. En todo momento hemos sabido a qué intereses obedecen los promotores de la Ley Televisa, sin necesidad de grabaciones ni de recurso ilegal alguno.

Anuncios

One thought on “Las grabaciones confirmaron los manejos de Televisa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s