Suspicacias

La Crónica, marzo 3 de 2005

El Presidente del Senado, Diego Fernández de Cevallos, ayer se vio forzado a garantizar que en pocas semanas habrá dictamen sobre la ley de Radio y Televisión que se discute en esa Cámara. Ante la insistencia de algunos de los legisladores que mayor interés y compromiso han invertido para que esa iniciativa no sea descartada, Fernández de Cevallos aseguró que la presidencia del Senado “no habrá de consentir el diferimiento para nunca del asunto en cuestión. No lo permite el Reglamento, no lo permite la Ley y no lo permite la dignidad del Senado”.

   “Que quede perfectamente claro –puntualizó– para no entrar en suspicacias o en ‘sus…pensiones’ de otra naturaleza”.

   Los senadores Felipe Vicencio, César Raúl Ojeda y Rutilio Escandón, secretarios en las tres comisiones que desde hace dos años tienen a su cargo la revisión de ese proyecto de ley, habían expresado en un documento su inconformidad con la demora en ese proceso legislativo. Le solicitaron al presidente del Senado que, de acuerdo con la Ley Orgánica del Congreso, “excite” a las Comisiones de Comunicaciones y Transportes, Gobernación y Estudios Legislativos para que en un plazo de 10 días presenten el dictamen sobre esa iniciativa.

   Fernández acabaría expresando la opinión antes citada pero en el transcurso de ese debate se hicieron dos interesantes anuncios. El senador Gildardo Gómez Verónica, presidente de una de las comisiones cuya demora han señalado sus propios secretarios, prometió que el proyecto de dictamen estará listo dentro de dos semanas. Y el senador José Bonilla Robles, a quien se ha conocido por su mostrenco rechazo a la reforma legal para la radio y la televisión y porque él mismo es radiodifusor, anunció que tiene una nueva iniciativa en esa materia.

   Se trata, en sus palabras, de “una nueva ley muy diferente a la que se ha presentado… una nueva ley que quiero dejar en sus manos para que se haga la distribución correspondiente y que todos lo estamos haciendo animados con el deseo de tener una ley a la altura, una ley que contemple artículos, capítulos y desde luego muchas cosas importantes que no contemplaba la Ley anterior”.

   El presidente del Senado se negó a recibir formalmente la iniciativa porque su presentación no estaba incluida en la orden del día. Pero Bonilla dejó el documento “como testimonio”.

   Se trata, según manifestó, de un proyecto de “nueva ley de radio y televisión que la hemos hecho con todo esmero y desde luego, con la experiencia que como radiodifusor hemos tenido”.

   Ya habrá oportunidad de conocer la iniciativa de ese senador priista por Zacatecas. Pero no deja de sorprender la rapidez con que la ha elaborado y, sobre todo, la presteza de Bonilla para cambiar de opinión.

   Hace apenas tres semanas, el jueves 10 de febrero en una discusión sobre la ley de radio y televisión que organizaron el periódico Zócalo y la Revista Mexicana de Comunicación, le oímos al senador Bonilla oponerse a la modificación de la actual ley para los medios electrónicos. Al rechazar las críticas a ese ordenamiento que ya tiene 45 años, Bonilla consideraba “nadie ha dicho en qué artículos está obsoleta la ley” actual.

   Bonilla dijo varios despropósitos más, de los cuales quizá habrá que ocuparse en otra ocasión. Pero su capacidad para mudar de puntos de vista y elaborar en menos de 20 días toda una iniciativa de nueva ley (¡con todo y capítulos y artículos! como dice) despierta suspicacias mayores a las que aludió su colegislador Fernández de Cevallos.

   La identificación estrecha del senador Bonilla con los intereses empresariales que se han opuesto a la reforma de ley no es un secreto. Por eso es posible suponer que la diligencia legislativa que ha manifestado de manera tan repentina pudo haber estado respaldada por la Cámara de la Industria de la Radio y la Televisión.

   Otros legisladores dejaron establecidas posiciones distintas a las del empresario Bonilla. El senador Raymundo Cárdenas consideró que esa Cámara le hará un grave daño al país si no legisla en temas como el acceso de los partidos a los medios de comunicación. “Esta clase política debe de mostrar que tiene clase”, desafió.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s