El Atencazo de TV Azteca

La Crónica, mayo 3 de 2005

Televisión Azteca también jugó al Atencazo. Ese nuevo término del léxico político mexicano que designa presiones por vías extra institucionales para forzar una decisión del gobierno o evitar el incumplimiento de la ley, se está convirtiendo en pauta para el desenlace de diversos conflictos.

   Todavía es pronto para saber si tales recursos le funcionan, o no, a Ricardo Salinas Pliego y a la televisora que maneja de forma tan inescrupulosa como se ha comentado en este espacio. Pero no deja de ser notable –aunque por motivos de rating no fuera precisamente notorio– el viraje político que el miércoles pasado experimentó dicha empresa.

   Aquel día, 27 de abril, las conductoras del noticiero matutino del Canal 13 aparecieron con un listón tricolor. No lo dijeron, pero los ciudadanos saben que ese ha sido el emblema que adoptaron los simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador para hacer evidente su rechazo al desafuero.

   La víspera, como mencionábamos ayer, Televisión Azteca había denunciado un supuesto intento de censura por parte de la Secretaría de Hacienda. Todo el miércoles los noticieros de esa empresa estuvieron dedicados a replicar ante ese aparente (aunque hasta la fecha no comprobado) amago. Aquella mañana una de las lectoras de noticias dijo que el listón tricolor constituía “el símbolo de que nos vamos a callar”.

   Unos minutos más tarde, en la conferencia de prensa que ofreció en sus oficinas, López Obrador acusó recibo de aquel gesto. Dando por buena la versión de Televisión Azteca, dijo que el secretario de Hacienda “no debe intimidar, debe de garantizar el derecho que tienen los medios a opinar libremente y lo que está mostrando pues es la realidad, él forma parte del mismo equipo que viene de la época de Carlos Salinas, lo cual demuestra que no ha habido ningún cambio”.

   López Obrador no quiso recordar que si alguno de los personajes del diferendo entre Azteca y Hacienda estuvo involucrado con el poder político durante el sexenio del presidente Salinas fue, precisamente, el dueño de la televisora. Ricardo Salinas Pliego se benefició de la decisión discrecional, en 1993, para que su propuesta de compra fuese la que aceptó el gobierno federal y obtener, así, dos cadenas nacionales de televisión. López ve salinistas por todos lados excepto alrededor suyo y entre sus viejos o nuevos adherentes.

   Todavía no se sabe si la advertencia de un posible respaldo a López Obrador le permitirá a Salinas Pliego doblegar al gobierno federal. Las acciones de las autoridades financieras para sancionar irregularidades en los negocios de ese empresario todavía están por cumplirse.

   Ese mismo miércoles ocurrió un extraño incidente cuando Ana Winocur y Ramón Fregoso, dos conductores de TV Azteca que además comparten un programa en la cadena metropolitana de Radio Fórmula, transmitían su noticiero en esa emisora.

   Cada vez que mencionaban la denuncia de Azteca contra el secretario de Hacienda, la señal en el 1470 de Amplitud Modulada se distorsionaba y entraba una inesperada música de fondo. Así ocurrió en tres ocasiones.

   A la una de la tarde, cuando comenzaba el programa, la narración de Fregoso quedó entrecortada por la que parecía una interferencia y luego se escuchó una melodía. Eso duró 3 minutos con 15 segundos. A la una y media, cuando mencionaron en el resumen del noticiero la querella contra el secretario Francisco Gil Díaz, el corte fue de casi cuatro minutos. A las 2 con 24 minutos los conductores anunciaron un enlace para reseñar la conferencia de prensa que, sobre el mismo tema, había ofrecido su colega Lily Téllez; esa vez la transmisión fue entorpecida durante un minuto con 50 segundos. Ese incidente lo hemos podido reconstruir gracias al servicio medialog.com.mx

   Ya casi al final del noticiero, a las 14.52, la conductora Winocur informó que Rogelio (sic, en realidad se llama Rogerio) Azcárraga, propietario de la emisora, les había llamado para decirles que “en Radio Fórmula no se censura a nadie” y que tomaría medidas para evitar que se repitieran las interrupciones. Entonces, durante dos minutos, ella y Fregoso sintetizaron la información que no había salido al aire.

   Quizá alguien en esa empresa radiofónica quiso hacerle un favorcito al secretario de Hacienda. Pero también podría pensarse que alguien quiso colaborar con TV Azteca para que pareciera que la censura, tan estérilmente denunciada en los noticieros de esa televisora, sí era cierta. El episodio, en todo caso, no ha sido explicado.

   Unos minutos más tarde, en el noticiero de las 15 horas en canal 13, se dijo con estruendo que Fregoso y Winocur acababan de ser censurados en la estación de radio “cumpliéndose así la amenaza del secretario de Hacienda contra TV Azteca”. Luego, allí y en varios espacios de Radio Fórmula, se repitió el compromiso de Azcárraga para que tales incidentes no volvieran a ocurrir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s