Creel: a favor de Televisa

La Crónica, junio 13 de 2005

Televisa tiene un nuevo negocio gracias a la generosidad de Santiago Creel. Seis días antes de marcharse de la Secretaría de Gobernación, el ahora precandidato presidencial del PAN autorizó la concesión para que una empresa del Grupo Televisa abra 65 casas de juego en 29 estados del país.

   El permiso, expedido el 25 de mayo a la empresa Apuestas Internacionales, ha levantado una oleada de suspicacias –“sospechosismos”, dice él– acerca de la conducta del ahora ex secretario Creel. Hacerle un servicio de esa magnitud a la empresa televisiva más poderosa, justamente cuando se disponía a emprender una campaña que requiere del apoyo de los medios de comunicación, coloca a Santiago Creel como muy descuidado, o muy previsor.

   Parece imposible que no haya sido el mismo Creel quien autorizó expresamente la expedición de ese permiso –junto con otros seis, de índole similar– porque al menos desde tres meses antes la solicitud de Televisa para instalar casas de juego fue discutida en la cúpula de Bucareli.

   El Reglamento de la Ley de Juegos y Sorteos en el cual se sustentan esos permisos fue expedido por el Presidente de la República en septiembre del año pasado. De inmediato la Cámara de Diputados, que lleva años discutiendo una nueva ley en esa materia, impugnó el reglamento porque consideró que suplantaba en varios aspectos a la ley actual. La Suprema Corte de Justicia dio entrada a una controversia constitucional que sigue sin resolverse.

   Así que el secretario Creel y su equipo de trabajo sabían que la aprobación de cualquier permiso apoyado en ese cuestionado reglamento provocaría inconformidades. Y sabían que, de manera especial, otorgarle nuevas prerrogativas a Televisa –como si no tuviera ya demasiadas– sería entendido como una muestra de subordinación del gobierno hacia ese consorcio.

   El asunto puede ser más grave de lo que hasta ahora se ha dicho en algunos medios. Televisa no solo ha pedido permiso para instalar centros de apuestas. Además, en los meses recientes gestionó en la Secretaría de Gobernación la autorización para organizar apuestas a través de sus canales de televisión.

   El interés de ese consorcio para tener un casino electrónico, mediante el cual los televidentes podrían cruzar apuestas desde sus hogares, fue develado en abril pasado por la revista etcétera. Gobernación nunca desmintió aquel informe acerca de las presiones de Televisa. Ahora tales gestiones parecen confirmarse con la noticia de la concesión para que ese Grupo incursione en el negocio del juego organizado.

   El permiso que recibió aparentemente no autoriza a Televisa, de manera expresa, para que organice apuestas por televisión. Pero varias ambigüedades del Reglamento de septiembre pasado podrían ser interpretadas de manera favorable a ese propósito del consorcio.

   El Reglamento dice que las apuestas en los centros autorizados por el gobierno federal pueden ser recibidas “vía Internet, telefónica o electrónica”. La transmisión de datos de manera electrónica es tan amplia que se puede considerar que comprende, entre otras modalidades, el envío de apuestas por parte de los televidentes que cuentan con sistemas de televisión digital habilitados para responder a preguntas o asuntos específicos.

   En otras palabras, con el permiso que de manera tan subrepticia le otorgó el ahora ex secretario Creel, Televisa no solo podría instalar 65 casas de juego. Además, en una interpretación discutible pero factible, podría considerar que tiene la anuencia gubernamental para utilizar sus canales de televisión en la promoción, difusión y captación de apuestas.

   Ahora Santiago Creel y su sucesor en Gobernación, Carlos Abascal, quieren resolver los cuestionamientos al permiso que esa Secretaría le regaló a Televisa diciendo que la decisión la tomó el Consejo Consultivo de Juegos y Sorteos, que fue creado en diciembre pasado. Pero, de acuerdo con el Reglamento de esa materia, el Consejo es solamente un “órgano de Consulta de la Secretaría”.

   Los permisos para instalar centros de apuestas son aprobados por la Dirección de Juegos y Sorteos que depende de una de las subsecretarías de Gobernación. En esos asuntos la única atribución del Consejo consiste en “emitir, en su caso, opinión a la Dirección respecto de la expedición de los permisos en materia de juegos con apuestas y sorteos”. Así que Creel no puede eludir su responsabilidad en el otorgamiento del permiso a Televisa.

   Si el Reglamento fuese invalidado como resultado de una decisión de la Corte, Televisa se quedaría sin salas de juego y Creel sin el beneficio que significa la deuda que ahora ese consorcio tiene con él. Si, en cambio, Televisa mantiene permiso y casas de apuestas, no tardará en querer convertir en casino electrónico alguna de las frecuencias que tiene concesionadas. Todo ello, gracias al inopinado favorcito que le hizo a esa empresa, seis días antes de concluir, la administración del licenciado Creel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s