No aplazamiento, sino más plazo

La Crónica, diciembre 15 de 2004

Anteanoche en el Senado ganaron quienes han obstaculizado, o soslayado, la discusión sobre la reforma legal para la televisión y la radio. Pero al ganar, perdieron porque no pudieron solamente negarse a votar el dictamen de nueva ley que había llevado la comisión especial creada hace 22 meses con ese propósito.

   La única salida que tuvieron los senadores hostiles a la reforma legal fue establecer compromisos, con plazos definidos, para la discusión que algunos de ellos –y los intereses a los que deliberada u oficiosamente representan– han rehuido durante varios años.

   Así, después de varias horas las comisiones de Comunicaciones y Transportes, Gobernación y Estudios Legislativos, aprobaron un calendario cuyo cumplimiento será, ahora, motivo de la mayor atención.

   A partir del 3 de enero la subcomisión volverá a reunirse para incorporar al dictamen las propuestas presentadas en la sesión del lunes pasado y las que, a última hora, recibieron por escrito.

   Entre ellas se encuentran los puntos de vista de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y la Comisión Federal de Telecomunicaciones. Durante varios meses, años incluso, la SCT se había negado a presentar opiniones sobre la ley de radio y televisión que estaba siendo preparada en el Senado. A pesar de la insistencia de varios legisladores, el titular de dicha secretaría rehuyó la posibilidad de intercambiar criterios acerca de ese tema.

   Repentinamente, después de que habían vencido los plazos establecidos por la subcomisión, la SCT y la Cofetel –que se encuentra subordinada a ella– enviaron sus apreciaciones sobre la propuesta de ley. Dicen que más vale tarde. Pero en este caso se trató de una demora intencionadamente pensada para contribuir a demorar el dictamen.

   Uno de los argumentos de los senadores que insistieron en posponer la decisión que iba a tomar la subcomisión especial, fue la existencia de nuevas opiniones como las de la SCT. Para analizar, cotejar y discutir esas aportaciones se extendió el plazo de los trabajos de la subcomisión. Pero la misma Secretaría se había negado, durante largo tiempo, a definir una postura sobre la reforma de ley. Al hacerlo de manera tardía contribuyó a esa prórroga.

   No se trata de una postergación hasta las calendas griegas. El miércoles 16 de febrero del inminente año las tres comisiones unidas volverán a reunirse con el propósito de votar el dictamen que, para entonces, tenga la subcomisión especial.

   Para esa fecha, quedan apenas nueve semanas. De ellas es preciso descontar las tres que hay entre los festejos decembrinos y la resaca del nuevo año. Así que en mes y medio la subcomisión, cuyos integrantes están tan persuadidos de la reforma legal que presentaron el proyecto que tanto ha sido mencionado en los días recientes, tendrá que escuchar opiniones, revisar aportaciones y llevarlas –o no, si así lo deciden esos senadores– a una nueva propuesta.

   A riesgo de aburrirse de tanto escuchar los mismos argumentos, los senadores tendrán que hacer un esfuerzo de paciencia y creatividad política para dejar abiertas las puertas de sus oficinas a quienes tengan algo que decir sobre la reforma legal de los medios y, al mismo tiempo, mantener los principios cardinales del proyecto que elaboraron y defendieron.

   Quizá ahora sí los radiodifusores más prepotentes se animen a reconocer la autoridad de los senadores y se decidan a presentarles sus puntos de vista sobre esa legislación. En las semanas recientes dijeron que querían más tiempo para opinar sobre el proyecto. Ahora que ya lo tienen no cuentan con excusa alguna para dejar de presentar definiciones al respecto.

   Los senadores que impulsan la reforma legal y los diputados –al parecer cada vez más– que coinciden en ella, tendrán derecho a exigir que esos empresarios y sus personeros expongan opiniones puntuales y no descalificaciones vagas, o falsedades, como varios de ellos hicieron en los días anteriores. 

   Los embustes que algunos columnistas, locutores y presuntos especialistas propalaron en las dos semanas recientes acerca de esa propuesta de ley podrán esclarecerse en ese nuevo periodo de discusión y examen. Ninguno de ellos, hasta ahora, ha podido sostener con referencias específicas a dicho documento las imputaciones que le han formulado. En el debate de ideas y propuestas, como quedó demostrado antier en la subcomisión senatorial, la ventaja la llevan indudablemente los promotores de la reforma legal.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s