El destino de la BBC

La Crónica, ener0 29 de 2004

La renuncia de Gavyn Davies, presidente de la BBC, manifiesta la peor crisis por la que ha pasado, en varias décadas, el sistema de radiodifusión pública más importante y prestigiado del mundo. El titular del Consejo de Gobernadores de la radio y TV públicas de la Gran Bretaña dimitió poco después de que, ayer, fue difundido el informe del juez Brian Hutton acerca de la muerte del científico David Kelly.

   La opinión de Kelly, experto en armas biológicas, fue decisiva para que a fines de mayo pasado el periodista Andrew Gilligan dijera en un programa de Radio 4, de la BBC, que el gobierno inglés había exagerado en sus declaraciones sobre la capacidad de Irak para lanzar ataques con armas de destrucción masiva. Esa revelación fue difundida cuando la sociedad británica se preguntaba si había valido la pena participar en la invasión a Irak de manera tan comprometida como dispuso el primer ministro Tony Blair.

   El gobierno, entonces, acusó a la BBC por poner en duda que Sadam Hussein pudiera lanzar en 45 minutos un ataque en gran escala. Más tarde se comprobaría que Londres nunca tuvo evidencias contundentes de que Irak contase con armamento de ese calado.

   Cuando se supo que el doctor Kelly había sido la fuente del periodista que cuestionó aquel documento, ese científico fue víctima de una presión política y mediática que aparentemente fue la causa de su suicidio, el 17 de julio. El veredicto sobre esa muerte y el diferendo político que la acompañó quedaron sometidos a la decisión de Lord Hutton, el juez que ayer dio a conocer un informe de 337 páginas.

   Ese juez de origen irlandés sostiene que las informaciones que difundió Gilligan no estaban suficientemente respaldadas. Además señala que el sistema editorial de la BBC no contaba con mecanismos de verificación para atajar la difusión de versiones infundadas.

   En su informe, Hutton dice que los medios “no deberían incurrir en calumnias… cuando un reportero intenta transmitir o publicar información impugnando la integridad de otros, la dirección de su periódico o empresa de radiodifusión debería asegurarse de que existiera un sistema merced al cual su editor o editores dieran cuidadosa ponderación al fraseo de la información y sobre la pertinencia o no de transmitirlo o publicarlo”.

   Tales conclusiones propiciaron la dimisión del presidente del Consejo de la BBC. La reacción de Gavyn Davies al asumir su responsabilidad en el tratamiento informativo sobre el caso Kelly así como la amplia difusión que la misma BBC le está dando a ese asunto, son expresión de un comportamiento responsable.

   El asunto Kelly le ha permitido al gobierno de Mr. Blair subrayar sus discrepancias con la BBC, cuya cobertura de la guerra en Irak había cuestionado desde la primavera pasada. Esa pugna forma parte de la disputa que existe en Gran Bretaña acerca del futuro de la radiodifusión pública cuya pertinencia ha sido impugnada por las estaciones privadas, especialmente por el sistema Sky que es propiedad del poderoso empresario australiano Rupert Murdoch.

   Los recientes cuestionamientos le llegan en mal momento a la BBC. El mes pasado comenzó el proceso para revisar la Carta Real, que establece la organización y las funciones de esa corporación y que deberá ser reelaborada antes de tres años. Sus antagonistas intentarán anular o atenuar la presencia de esa cadena de radio y televisión.

   La resolución del juez británico, paradójicamente, es conocida cuando en Estados Unidos se confirma que el gobierno de Irak no tenía los arsenales de destrucción masiva que aseguraban George W. Bush y Tony Blair. Después de todo, aunque no la hayan verificado como hubiera sido deseable, el periodista Gilligan y la BBC decían la verdad al difundir la información que ahora les ha traído tantos costos.

   En México, el destino de la BBC tiene relevancia porque los medios del Estado enfrentan carencias y amagos que solo resolverán cuando se constituyan en medios auténticamente públicos. Para ello el mejor modelo sigue siendo la experiencia británica, de la cual ha resultado un sistema de radiodifusión sólido, creíble e independiente.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s