López Dóriga y el monitoreo del IFE

La Crónica, 3 de junio de 2003

Por cuarta ocasión el IFE realiza monitoreos de la cobertura que los noticieros de radio y televisión en todo el país ofrecen a las campañas electorales. Esa práctica comenzó en 1994 y ha permitido apreciar, cada tres años, el abandono del unipartidismo, el avance a la pluralidad y las preferencias políticas de los medios electrónicos. Ahora, frente a los comicios que se realizarán dentro de 33 días, la información en los noticieros reproduce la atonía de unas campañas deslavadas, sin propuestas perceptibles y abrumadas, al menos en la percepción dominante en la sociedad, por asuntos baladíes.

   Los resultados de las primeras semanas de monitoreo que el IFE dio a conocer hace pocos días confirman que el proselitismo de los partidos no forma parte de la agenda de los medios electrónicos.

   Durante el reciente mayo, los noticieros de radio y televisión monitoreados por la investigación del IFE dedicaron 189 horas con 20 minutos a la información relativa a las campañas electorales. Parece una cifra muy grande pero hay que tomar en cuenta que se trata de docenas de programas noticiosos. Durante las campañas de 2000 la información acerca de las campañas en los noticieros monitoreados fue, en promedio, de 530 horas cada mes.

   Este mayo el Distrito Federal, desde donde transmiten las televisoras y radiodifusoras de alcance nacional, los noticieros dedicaron a las campañas casi 78 horas. De ellas 47 horas y 52 minutos –el 61.46% de todo ese tiempo– estuvo destinado a un solo partido: el Revolucionario Institucional.

   Eso no significa que los concesionarios de los medios electrónicos hayan involucionado al priismo militante que ostentaban en otros tiempos. Lo que sucede es que en el mes que acaba de terminar la información partidaria más relevante fue acerca de la multa que el PRI recibió debido a las tropelías que cometió hace tres años. En todo caso, con información acerca de sus dichos, errores o logros, ese ha sido el partido con mayor cobertura en el mes que acaba de concluir.

   La televisión que transmite desde la ciudad de México destinó a las campañas, siempre en el mismo mes, 4 horas con 45 minutos. El 67.6% de ese tiempo fue para información acerca del PRI.

   En el noticiero televisivo de mayor audiencia, el que conduce Joaquín López Dóriga por las noches en el Canal 2, esa tendencia se incrementó. De 9 minutos destinados a información electoral, más de 7 –el 78%– fue acerca del PRI. En el transcurso de mayo dicho noticiero destinó a ese partido seis notas informativas con un total de 5 minutos y medio y un comentario de un minuto y medio. Los 2 minutos restantes fueron para una nota acerca del Partido México Posible.

   La publicación del monitoreo exasperó sobremanera a López Dóriga. Ayer en su programa de Radio Fórmula ese periodista dijo, en relación al estudio realizado por el IFE: “lo tengo que tomar como un intento de intimidación”. Añadió: “hay una ofensiva muy clara del IFE… su monitoreo carece de rigor”. Y refiriéndose a la consejera Jacqueline Peschard, consejera en ese Instituto, manifestó como si se tratase de un problema personal: “las cifras que usted dio no son verdad”.

   Días antes López Dóriga recibió un citatorio del IFE en donde se le invitaba a declarar cómo había obtenido informaciones aparentemente originadas en documentos que fueron sustraídos de las oficinas de ese Instituto. Aquel citatorio fue una torpeza del funcionario electoral que lo envió. Si el IFE quiere indagar esas filtraciones tiene que hacerlo en su propia estructura y no entre los periodistas que han publicado información, por lo visto, verosímil.

    Pero el citatorio es una cosa y el monitoreo, otra distinta. La medición del tiempo que los noticieros destinan a las campañas no ha sido resultado de una ocurrencia de las autoridades del IFE. El artículo 48 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales obliga a ese organismo a realizar tales monitoreos que, por lo demás, resultan de extraordinaria utilidad para evaluar la presencia pública de los partidos y la atención que reciben en los medios.

   Por ejemplo, gracias a esa investigación sabemos que el mismo López Dóriga, en su noticiero de radio, dedicó una hora y 17 minutos a la información sobre campañas políticas. De ellos el 92% fue para notas, entrevistas y comentarios acerca del PRI, el 5% tuvo como actor político al PAN y se registraron pequeñísimos segmentos para el resto de los partidos.

   Los monitoreos hacen explícito el comportamiento de los medios. Si López Dóriga tiene datos que desmientan la información de la investigación del IFE (que desde luego no es infalible) será saludable que los dé a conocer. Disgustarse porque hay quienes toman a los noticieros tan en serio que miden cada segundo de lo que allí se dice implica olvidar que nada hay más público –y por eso mensurable, cotejable y discutible– que lo que se dice en los medios de información.

Correo electrónico: rtrejod@infosel.net.mx

Página web: http://raultrejo.tripod.com/

–0–

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s