Fox en vivo, prohibitivo

La Crónica, junio 19 y 20 de 2003

Anoche la Presidencia de la República no había aclarado, ni desmentido, la escandalosa cifra que por la mañana publicó El Universal como nota principal. Al revisar la Cuenta Pública de 2002 los reporteros Jorge Teherán y Alejandro Torres encontraron que cada uno de los programas radiofónicos del presidente Fox cuesta, en promedio, más de 900 mil pesos.

   Ese informe señala que durante el año pasado el gobierno federal gastó 47 millones 259 mil 400 pesos en el programa que con tanto entusiasmo pero –según se comprueba ahora– con tan escasa audiencia, difunde el presidente de la República los sábados al medio día.

  Según el mismo documento el rating de ese programa es de 1.5 puntos. Como no se explica a partir de qué metodología se determina esa audiencia el dato puede tener lecturas contradictorias. Sin embargo puede recordarse que en la ciudad de México, de acuerdo con el especialista Adolfo Ramírez Corona, un punto de rating medido por las empresas Inra o Ibope, que realizan las evaluaciones más conocidas en ese campo, equivale a mil 414 radioescuchas (etcétera, junio de 2001).

   De acuerdo con esos parámetros el programa del presidente Fox sería escuchado solamente por 2 mil cien personas en la ciudad de México.

   Hasta donde se sabe el programa del Presidente, que se transmite desde Los Pinos, es reproducido de manera gratuita por las estaciones comerciales que así deciden hacerlo. Hace dos años y medio, cuando comenzó a difundirse, “Fox en vivo, Fox contigo” despertó expectación y parecía ser uno de los proyectos comunicacionales más importantes del gobierno.

   Sin embargo su cobertura es extremadamente limitada. De acuerdo con la página de ese programa en la Internet, “Fox en vivo” solamente es transmitido en 47 estaciones ubicadas en menos de una veintena de ciudades. El programa es difundido en 10 estaciones del Distrito Federal, 8 de Monterrey, 4 en Tuxtla Gutiérrez, 3 en León, 3 en Ciudad Juárez y otras tantas en Guadalajara y Acapulco. Además, en 2 en Puerto Peñasco y una estación en cada una de las siguientes ciudades: Morelia, Rosarito, Cancún, San Luis Potosí, Villahermosa, Matamoros, Navojoa, Hermosillo, Nuevo Laredo, Gutiérrez Zamora y Huamantla.

   Esas 47 estaciones resultan muy pocas en comparación con las mil 369 que existen en todo el país de acuerdo con cifras recientes de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

   El hecho de que el programa del Presidente interese a menos del 3.5% de las radiodifusoras mexicanas podría ser motivo suficiente para preguntarse por la utilidad pública y política que realmente tiene. Aunque al presidente Fox le guste mucho plantarse cada semana delante del micrófono y desplegar una evidentemente gozosa vocación de locutor, la eficacia de ese esfuerzo ha probado ser muy escasa.

   Pero más que la exigua audiencia llama la atención el desmedido costo que, según la información que comentamos, significa para el país el programa del presidente Fox.

   Hará falta saber en qué conceptos se gastan los 908 mil 834 pesos que, en promedio, nos cuesta cada uno de esos programas sabatinos. Porque las cuentas no salen.

   A precios comerciales en agencias de la ciudad de México, la producción de un anuncio radiofónico de 20 segundos cuesta 19 mil 600 pesos. Ese costo “incluye preproducción, guión, casting, producción digital en estudio, elaboración de master, musicalización de stock y cassette digital y dos copias en carretes y cassettes dolby. No incluye contratación de estudio locutores, ni música original”.

   Ese es el costo de un anuncio comercial que se graba para ser transmitido centenares o millares de veces y realizando toda la operación técnica en estudios alquilados. El costo por minuto de la producción de un programa en vivo tendría que ser muchísimo menor.

   Los más de 900 mil pesos que se gastan en el programa presidencial resultan más escandalosos si se considera que en Los Pinos hay una cabina radiofónica, de tal manera que no hace falta contratar instalaciones privadas. Además, según se dijo en uno de los programas de esa serie, la producción corre a cargo del Instituto Mexicano de la Radio. Y hasta donde puede suponerse el conductor del programa, que es el presidente Fox, no cobra honorarios por ese trabajo de locución.

   En comparación con los 47 millones de pesos que cuesta el divertimiento radiofónico del presidente, el presupuesto anual de Radio Educación es de 41 millones y medio de pesos y el del Instituto Mexicano de la Radio asciende a 87 millones de pesos.

Correo electrónico: rtrejod@infosel.net.mx

Página web: http://raultrejo.tripod.com/

–0–

Fox en vivo, ¿quién miente?

Mientras el coordinador de Imagen del presidente Fox dice que el programa de radio sabatino no cuesta 900 mil sino solamente 54 mil pesos, los documentos de análisis presupuestal entregados por la Presidencia de la República ratifican la cifra que el miércoles publicó El Universal y que ayer comentábamos en esta columna.

   ¿A quién creerle? Sin duda la cifra de más de 47 millones de pesos al año, que ha causado indignación e incomodidad, resulta desmedida. Ayer, en su columna de El Independiente, Javier Solórzano Zínser calculaba que un programa como el que conduce cada semana el presidente Fox no debe costar más de 80 mil pesos.

   Esa cantidad sería razonable siempre y cuando toda la producción estuviera a cargo de una empresa privada, lo cual constituiría un desperdicio porque el gobierno federal tiene instalaciones de sobra para hacer radio de buena calidad.

   Por su parte el coordinador de Opinión Pública de la Presidencia, Francisco Ortiz Ortiz, asegura que los gastos de cada programa ascienden a 54 mil 266 pesos y confirma que la producción es realizada por el Instituto Mexicano de la Radio, como apuntábamos ayer.

   Sin embargo el documento “Análisis del ejercicio del presupuesto programático devengado de la Presidencia de la República” que forma parte de la “Información Institucional del Gobierno Federal” presentada por la Subsecretaría de Egresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, indica con toda claridad que el programa de radio del Presidente costó, en 2002, 47 millones 259 mil pesos.

   En la página 34 de ese documento, organizado de acuerdo con el cotejo entre metas que presuntamente se propuso cumplir el gobierno y sus resultados, se dice lo siguiente:

   “Rating del programa Fox contigo. Este indicador tiene como propósito conocer el porcentaje de la población objetivo que está expuesta a un programa en un lapso determinado.

    FÓRMULA: Indicador compuesto. Este indicador mide el porcentaje de la población objetivo que está expuesta a un programa en un lapso determinado, con relación al número porcentual programado durante el ejercicio fiscal 2002. La meta establecida para este ejercicio fiscal fue alcanzar el 1.4 por ciento del rating del programa Fox contigo de acuerdo al indicador compuesto para medir el porcentaje de aceptación de dicho programa, con relación a un universo de la población expuesta a los medios. El presupuesto original de este indicador fue de 36 951.2 miles de pesos”.

   En la página siguiente se aclara:

   Al cierre del año se ejercieron recursos por 47 259.4 miles de pesos, 10 308.2 miles de pesos más equivalente al 27.9 por ciento, respecto al presupuesto original, alcanzando una meta de 1.5 por ciento, mayor en 7.1 por ciento respecto a la meta original. No obstante a que en la programación se consideraron los gastos indispensables de operación los costos fueron superiores, sin embargo, se logró el incremento del nivel de radioescuchas que gustan sintonizar el programa Fox contigo, cabe mencionar que este programa no entra a tiempo en todo el país por lo que alcanza un mínimo de rating a nivel nacional”.

   Así que los cálculos que hicieron los reporteros Jorge Teherán y Alejandro Torres, del mencionado diario, son correctos. Lo que no sabemos es si la información de la Presidencia expresada en el documento de Hacienda es verídica.

   De no serlo, el Congreso que recibe la Cuenta Pública tendría la necesidad de exigir una explicación detallada y satisfactoria. De acuerdo con las cifras de Ortiz, el costo anual del programa radiofónico es de 2 millones 822 mil pesos. De ser así, existe una diferencia de 44 millones 400 mil pesos respecto del gasto que, para ese rubro, se manifiesta en el documento que forma parte de la Cuenta Pública del año pasado.

   ¿En dónde está ese dinero si no fue gastado en el programa de radio?

   En otros aspectos relacionados con ese programa la información de la dependencia a cargo del señor Ortiz no ha sido escrupulosa. Ayer decíamos que según la página web de “Fox en vivo, Fox contigo”, ese programa es transmitido en solamente 46 estaciones de radio. Varios lectores de distintos sitios del país nos hacen ver que esa emisión también se transmite en localidades de sus ciudades, de tal manera que el alcance que tiene resulta incierto.

   Si no hubiera tanto dinero involucrado, el estilo tecnocrático del documento antes citado sería patético y hasta candoroso. A quienes lo elaboraron les entusiasma haber obtenido una décima de punto de rating sin explicar que esa cantidad corresponde a una porción pequeñísima de la población. Esa décima de punto costó 10 millones de pesos.

Correo electrónico: rtrejod@infosel.net.mx

Página web: http://raultrejo.tripod.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s