Abandonada radio pública

La Crónica, junio 17 de 2002

Antes de cambiar de director, el Instituto Mexicano de la Radio reunió la semana pasada a especialistas de casi toda América Latina interesados en la preservación de la radio pública. El contraste entre experiencias y trayectorias de estaciones tan disímbolas como Radio Illimani de Bolivia, Radio Taino de Cuba o la Red Chilena de Radios Universitarias permitió subrayar que la radiodifusión pública constituye, hoy por hoy, un recurso a la vez que un derecho de la sociedad.

   Frente a las radios de carácter comercial –y eso vale también para la televisión– las instituciones públicas de radiodifusión, al estar orientadas por criterios que no son fundamentalmente mercantiles, ejercen tareas de complemento y contrapeso que enriquecen las opciones de comunicación. Una radio auténticamente pública no está al servicio del gobierno sino de la sociedad, aunque su sostenimiento financiero y solidez institucional puedan estar respaldados en recursos estatales.

   El seminario sobre la radio pública en la sociedad globalizada fue propicio para que el gobierno mexicano dijera que tiene aprecio por esa modalidad comunicacional, aunque también se expresó un preocupante desconocimiento sobre ella.

   La señora Martha Sahagún dio una conferencia inicial repleta de lugares comunes y observaciones generales acerca de la radio pero con escasas referencias a las funciones públicas de ese medio. La poca información de la esposa del presidente acerca de la radiodifusión pública no es sorpresiva ya que el mismo licenciado Fox ha estado poco enterado en ese tema.

   El año pasado, cuando la conductora de una de las emisiones de su programa sabatino le comentó que esas transmisiones se realizaban con apoyo técnico del IMER, el presidente preguntó el significado de las siglas del Instituto Mexicano de la Radio.

   Una visión más informada la ofreció, en el mismo evento, el secretario Santiago Creel: “El papel de la radio pública ha sido de vanguardia en muchos órdenes. Fue ahí donde se difundieron los primeros debates políticos que hace algunos años eran escasos y que hoy, afortunadamente, los podemos escuchar todos los días, en toda la radio a nivel nacional. Fue también la radio pública, la primera en nuestro país, en abordar temas difíciles, en aquel entonces, como la salud sexual, las cuestiones que tienen que ver con la ecología y los derechos humanos”.

   El titular de Gobernación celebró: “Hoy, la radio pública nacional está logrando que su sello distintivo sea la pluralidad, signo propio de toda democracia. Y no podría ser de otra manera cuando la pluralidad es la piedra angular del desarrollo político”.

   Todos esos fueron reconocimientos muy pertinentes, sobre todo ante las versiones que de cuando en cuando insisten en que el gobierno podría deshacerse de las 20 estaciones del IMER (ocho en el Distrito Federal y el resto en 10 estados del país). En vez de ello y para ser congruente con la reivindicación que hace de la radio pública, el gobierno tendría que propiciar la desconcentración administrativa y funcional del Instituto para que llegase a ser parte de un sistema nacional de radiodifusión no comercial.

   Sin embargo el hecho de que haya sido Santiago Creel quien ofreciera esas certezas indica que el gobierno, no se ha tomado en serio la modificación del régimen jurídico –y por lo tanto de la identidad pública– del IMER. La adscripción del Instituto de la Radio a la secretaría de Gobernación contraviene la ley y los propósitos que la administración actual ha manifestado acerca de la radio pública, como veremos mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s