Rocha en el IMER

La Crónica, 18 de mayo de 2001

El noticiero de Ricardo Rocha ya se puede encontrar, otra vez, en su medio natural que es la radio. Desde que Acir se rehusó a renovar el contrato que tenía con la empresa de ese periodista, Detrás de la noticia desapareció del cuadrante para seguirse transmitiendo en los canales de la cadena de cable de provincia PCTV y en la página web que tiene hospedada en el sitio de Starmedia.

Lejos de la imparcialidad que es tenida como paradigma en algunos medios, Rocha asume definiciones que, a veces, se superponen a la presentación de noticias. Ese periodista tiene simpatías ubicadas en un amplio rango, desde el subcomandante Marcos de cuya causa ha sido propagandista hasta Emilio Azcárraga Milmo, el antiguo patriarca de Televisa con quien trabajó durante largo tiempo y cuyo nombre le puso el estudio de la empresa que fundó cuando en 1999 salió de aquel consorcio.

Esas afinidades, lejos de esconderlas, las ha vuelto parte de su perfil público de tal manera que quienes lo escuchan saben qué periodismo les ofrecerá. Se puede estar en desacuerdo con algunas de sus opiniones pero es innegable que Rocha sostiene un trabajo de calidad profesional.

Por eso era una lástima que Detrás de la noticia no contase con un canal radiofónico. Cuando se supo que saldría de Acir, Rocha consideró varias posibilidades para abrirle un nuevo espacio a su noticiero. Aparentemente varias estaciones lo invitaron, pero ahora que es empresario Rocha no podía decidir sólo por sí mismo y tenía que encontrar una opción que le permitiera mantener su noticiario en vez de integrarse a algún programa ya existente.

Desde el lunes Detrás de la noticia se transmite por dos estaciones del Instituto Mexicano de la Radio: “La Candela” en el 660 de AM y “Opus 94.5” en FM. El IMER le alquila a la empresa de Rocha cuatro horas diarias de lunes a viernes y tres los fines de semana, en ambas frecuencias. El noticiero se seguirá produciendo en el estudio que Detrás de la noticia tiene en Insurgentes Sur.

A pesar de que buscó varias opciones comerciales Rocha asegura que se decidió por el IMER porque ese es “el único medio que nos garantizó 100 por ciento de libertad total”. Ese reconocimiento parecería honrar al Instituto de la Radio que actualmente tiene siete estaciones en la ciudad de México y 12 en provincia, además de Radio México en Onda Corta.

Pero además, los motivos de Rocha para asociarse con una institución del Estado y no con una radiodifusora comercial son preocupantes. Él está diciendo, en otros términos, que ninguna de las emisoras privadas con cuyos propietarios tuvo conversaciones le aseguraba el absoluto respeto que requiere su trabajo periodístico.

No deja de ser grave a pesar de que el programa haya encontrado espacio en el dial radiofónico, por lo menos en el Distrito Federal.

Saludable por los motivos que hemos señalado, el hecho de que el IMER alquile sus frecuencias tiene sus bemoles. Esa no es función de una empresa de radiodifusión estatal. La radio del Estado existe para propagar contenidos que por su naturaleza poco comercializable no fácilmente encuentran cabida en las difusoras mercantiles.

Si el IMER ha tenido espacio para alquilárselo a una empresa privada se debe a que no cuenta con capacidad para cubrir con producción propia todos sus horarios de transmisión y/o a que sus penurias económicas lo llevan a enajenar parte del patrimonio del Estado –y de esa manera, de la sociedad– que son las frecuencias radiofónicas que tiene asignadas. No es buen augurio para el futuro de la radiodifusión estatal que, lejos de avanzar hacia la consolidación de una radio pública (orientada a partir del interés de la sociedad y sin estar supeditada al gobierno) se somete a intereses privados.

Ahora el comprador de espacio ha sido un periodista respetado. Pero con los mismos criterios, ese y otros medios del gobierno podrán comenzar a vender tiempos de transmisión al mejor postor. Sin que la sociedad que además de receptora es dueña de esos medios se haya manifestado al respecto y precisamente cuando en ambas cámaras federales hay legisladores interesados en crear un sistema de medios públicos, en el IMER la privatización comenzó el lunes pasado.

 

ALACENA: Aristegui y Solórzano

Otros dos destacados comunicadores, Carmen Aristegui y Javier Solórzano también se volvieron empresarios cuando, hace más de un año, crearon con Pedro Ferriz de Con y varios inversionistas el grupo Imagen. Tal empresa se ha convertido en una camisa de fuerza para los dos primeros, que no pueden aceptar la oferta profesional que les hace Televisión Azteca debido a los contratos de exclusividad que tienen con Imagen, de la que son copropietarios pero en porciones de minoría.

Correo electrónico: rtrejod@infosel.net.mx

–0–

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s