Canal del Congreso

La Crónica de Hoy, 23 de mayo de 2001

Cerca de 60 parlamentos en todo el mundo cuentan con mecanismos regulares para difundir sus sesiones por televisión. Los canales de TV legislativos se han convertido en plausible tradición en varias naciones europeas y en Estados Unidos.

   En México la Cámara de Diputados comenzó a transmitir sus sesiones a través de un canal por cable en marzo de 1998. El 29 de agosto pasado, ya con el concurso del Senado, se formalizó el inicio del Canal del Congreso mexicano.

   El canal de TV del Congreso, que puede sintonizarse en sistemas de cable y satelitales, ofrece un servicio único. La transmisión completa y en directo de las sesiones legislativas, tanto en el pleno de ambas cámaras como en varias de sus comisiones de trabajo, nunca ganará altos ratings pero constituye una contribución constante (a veces literalmente reveladora) al desarrollo de la cultura política y la información en esta sociedad.

   El 26 de abril pasado la Cámara de Senadores aprobó por unanimidad el Reglamento del Canal de Televisión del Congreso de la Unión, elaborado por una comisión de senadores y diputados.

   En esa sesión la senadora María del Carmen Ramírez, del PRD, consideró: “La sociedad mexicana reclama una nueva relación con los medios de comunicación, un claro ejemplo de lo anterior lo es el Canal de Televisión del Congreso… responde a la necesidad de establecer un nuevo diálogo entre la sociedad y los actores de la vida parlamentaria”.

   Emilio Gamboa Patrón, senador del PRI, dijo que el canal “representa un espacio para fortalecer la pluralidad democrática y la libertad de expresión; para informar a la sociedad sobre los distintos puntos de vista de los partidos; para impulsar el análisis y la discusión de los grandes y graves problemas nacionales”.

   Del PAN, el senador Javier Corral manifestó que a los legisladores, ese canal televisivo “nos expone al escrutinio de los ciudadanos, y nos permite exponer nuestras ideas, nuestro debate, esta visión del diálogo de la Nación que tenemos en el debate parlamentario”. Queremos, dijo Corral, “hacer televisión pública de calidad; una televisión que pondere los valores, respete las libertades públicas que hemos conquistado, y todo lo refleje, todo lo escrute, todo lo cubra legislativa y parlamentariamente”.

   El reglamento aprobado hace cuatro semanas prevé la creación de un Consejo Consultivo para el canal, que estará integrado por 11 ciudadanos y que contribuirá a definir la programación y los propósitos de esa televisora.

   Entre fines de agosto y el 30 de marzo pasados, el Canal del Congreso transmitió mil 590 horas de programación. Está compuesta tanto por la difusión de las sesiones legislativas como de series culturales.

   Con pocos recursos y en escaso tiempo esa televisora ha definido un perfil propio que podrá mejorar en la medida en que tenga mayor apoyo del Congreso. Lo que hoy es el Canal se ha debido al respaldo de los legisladores más interesados en ese proyecto y al desempeño de su director, Virgilio Caballero.

   Ese periodista y antropólogo tiene una fructífera y sólida trayectoria en el esfuerzo para consolidar una comunicación auténticamente pública. Hace casi 25 años dirigió en Canal Once el programa Del dicho al hecho, pionero en la televisión de debate. Ha estado a cargo de los sistemas de radio y televisión de Sonora y Quintana Roo. Fue director de varias series televisivas y desde hace algunos años colabora en Canal 40.

   Premio Nacional de Periodismo en 1979, Virgilio Caballero es uno de los informadores mexicanos más respetados. Es también, en congruencia con ello, un hombre de opiniones políticas definidas con las que se puede o no estar de acuerdo pero que jamás afectan su desempeño profesional.

   Seguramente muchos legisladores están orgullosos de que su canal de televisión sea dirigido por un mexicano con tantas prendas. Sin embargo algunos diputados del PRI han expresado reservas sobre la gestión de Caballero. Las notas publicadas al respecto indican que más que desacuerdos de fondo se trata de pequeñas rencillas relacionadas con el manejo del canal.

   En algunas de esas notas se dice que la diputada Beatriz Paredes Rangel participa de esa acometida contra el canal del Congreso. Otros legisladores del PRI, en cambio, respaldan al Canal y a su director.

   No deja de llamar la atención que la diputada Paredes, una legisladora inteligente y que en numerosas ocasiones ha expresado su interés en los medios de comunicación como instrumentos de la democracia, comparta los ataques a un proyecto noble, profesional y que funciona bien. Todos saldremos ganando si en vez de entenderlo como espacio de litigios interpartidistas, los diputados asumen al canal como parte de su imagen y su vinculación con la sociedad.

Correo electrónico: rtrejod@infosel.net.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s