Cafés con piernas

La Crónica de Hoy, 28 de agosto de 2001

Les dicen “cafés con piernas” porque unas chicas de vistosas extremidades inferiores son las encargadas de servir esa aromática bebida a los parroquianos. Los hay en todo Chile, en donde se han extendido en los años recientes como expresión, a la vez, de la audacia y el sonrojo de la apertura en las costumbres que ha ido a la zaga de la apertura política en aquella nación.

   En Santiago hay más de 80 de esos cafés. La apertura de los primeros hace varios años ocasionó protestas y expectación. Los curiosos que se asomaban para mirar a las jóvenes sin pagar por ver, eran tantos que los cafés con piernas acabaron por pintar sus vidrieras de negro. La semi oscuridad en la que se encuentran ahora es parte de su medrosa sordidez. El café, dicen los enterados, no siempre es bueno y las jóvenes no suelen encontrarse entre las santiagueñas más guapas (que no son pocas). El año pasado los clientes de esos establecimientos eligieron a Miss Café 2000. La ganadora fue la señorita Johanna Ruiz, de edad incierta y con 1.66 mts de estatura repartidos en estas medidas: 92-68-98.

   Con el tiempo los cafés con piernas se han convertido en parte del paisaje y las usanzas de la sociedad chilena. Hace poco la Televisión Nacional difundió una serie llamada “Santo Ladrón” cuya protagonista principal interpretaba a la administradora de un café con piernas.

   Casi todos esos sitios ofrecen, estrictamente, lo que su denominación promete. Solo recién el “Barón Rojo”, situado cerca de las oficinas presidenciales de La Moneda, ha dispuesto que de cuando en cuando alguna de las empleadas se quite el sostén durante sesenta segundos. “El minuto millonario” o “el minuto de oro” le llaman a esa instante en cuya espera numerosos parroquianos deben consumir varias tazas.

   En el “Café Clásico” ubicado en la calle Catedral las meseras no practican el topless, como se dijo cuando a ese sitio entraron varios gobernadores mexicanos el 16 de agosto, durante la visita del presidente Fox a Chile. No es el más conocido ni el más audaz de los cafés con piernas, pero tampoco se trata de un antro para solazarse en vicio alguno como se le presentó en varios medios.

   Nadie se asombra ahora en Santiago por entrar a un café con piernas. Sin embargo algunos medios en México y nuestros despistados gobernadores se comportaron con una pusilánime gazmoñería.

   Mojigatos, fueron los medios que difundieron el incidente como si se tratase de una falta mayor y como si los funcionarios públicos estuviesen obligados a permanecer noche y día en actitudes hieráticas, sin divertirse ni darse el pequeño lujo de tomar un café independientemente del paisaje que tengan delante suyo. El noticiero nocturno de Televisa ilustró esa información con vistas del exterior del café, lo cual indica que no se trató de una nota improvisada.

   Los gobernadores también actuaron con espíritu santurrón cuando advirtieron que algunos periodistas los veían entrar en el ahora doblemente clásico café. No estuvimos ni cinco segundos afirma, con inusitada meticulosidad cronométrica, el chiapaneco Pablo Salazar. Fueron 30 segundos corrige, pero también se exculpa, el tlaxcalteca Alfonso Sánchez Anaya. El más indignado ha sido el oaxaqueño José Murat, que utilizó el incidente para presionar al presidente Vicente Fox diciendo que fue una trampa para desprestigiar a esos mandatarios estatales. El más claridoso, el queretano Ignacio Loyola con una indeleble frase célebre cuyo puritanismo no es encubierto por su agresividad: “lo malo hubiera sido que nos metiéramos en un café de puñales”. Todos, sin tenerla, reaccionaron con culpa.

   Ni Notimex que difundió la nota, ni los medios que le dieron una relevancia que no tenía, advirtieron el sentido político que tenía el encuentro de esos cuatro gobernadores: Murat del PRI, Loyola del PAN, Sánchez Anaya y Salazar que fueron impulsados por coaliciones de varios partidos. Aunque sea en Santiago se juntaron a platicar. La escenografía del café era lo de menos. Sin embargo ellos, más preocupados por la forma que por el fondo, vieron las piernas y salieron por ídems. Y la trituradora mediática explotó el incumplido e ingenuo desliz de los gobernadores como si fuera un asunto relevante.

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s