Embustes de TV Azteca

La Crónica, 12 de febrero de 2003

La manipulación informativa que hace Televisión Azteca supera las fronteras del escándalo. En los días recientes buena parte de sus noticiarios ha estado dedicada a defender los intereses de esa empresa y con tal afán soslayan, distorsionan y ocultan acontecimientos.

   Así ocurrió el lunes por la noche cuando el noticiero del Canal 13 se refirió a las decisiones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes acerca del conflicto entre la televisora del Ajusco y el Canal 40. Azteca presentó esas resoluciones como un triunfo suyo cuando, en realidad, se trata de una contundente derrota.

   La SCT sancionó a Televisión Azteca con 5 mil días de salario mínimo vigente (que equivalen a 218 mil 250 pesos) por haber operado, sin derecho a ello, la frecuencia del Canal 40.

   Además esa Secretaría confirmó que en julio de 2000 aprobó varios de los contratos que habían suscrito Azteca y la empresa concesionaria del Canal 40.

   Los directivos de Televisión Azteca instruyeron a los conductores de sus noticieros para que se ufanaran del reconocimiento de los contratos con el Canal 40. Pero no dieron a conocer los hechos completos. El director de Asuntos Jurídicos de la SCT dijo que el 13 de julio de 2000 esa dependencia admitió tales convenios. Pero a continuación aclaró: “Sin embargo, esto es materia de litigios que han entablado las partes. Deben respetarse la forma y los tiempos de los procesos judiciales”.

   TV Azteca omitió decir que la SCT sostiene que el litigio mercantil entre las televisoras tiene que resolverse en los tribunales. Es decir, no hay éxito alguno para la empresa de Ricardo Salinas Pliego en las decisiones que anteanoche dio a conocer esa secretaría.

   En cambio en la decisión de la SCT sí hay un reconocimiento de la legalidad en la que se ha encontrado el Canal 40, que en todo momento ha sostenido que su diferendo tiene que ventilarse en las instancias judiciales y no a golpes de mano como el que emprendió Televisión Azteca el 27 de diciembre.

   Después de 45 días de que ocurrieron, el gobierno admite la ilegalidad de aquellos acontecimientos. Más vale tarde aunque todos nos hubiéramos ahorrado mucho esfuerzo (y la imagen del presidente Fox y su administración habría dejado de sufrir un deterioro considerable) si los abogados y el titular de la SCT no hubieran sido tan indolentes para reconocer esa transgresión al Estado de Derecho.

   La infracción cometida por Televisión Azteca ha sido sancionada con la multa más alta que establece, para esas faltas, el Título Sexto de la Ley Federal de Radio y Televisión.

   Además de los 5 mil salarios mínimos Azteca sufre una pérdida menos aparatosa pero simbólica y legalmente importante. El equipo de microondas que instaló en la antena del Canal 40 para recibir la señal que luego difundía por esa frecuencia durante los días que la tuvo secuestrada, ha sido expropiado “en beneficio de la nación” como establece el artículo 104-bis de la misma Ley.

   Esas decisiones significan que, en la vía administrativa que la SCT debía seguir, queda cerrado el expediente del conflicto entre Televisión Azteca y el Canal 40.

   Sin embargo está vigente la averiguación penal por el despojo y los hechos de violencia que los directivos de Televisión Azteca ordenaron que fuesen perpetrados aquella madrugada del 27 de diciembre. La PGR ha consignado a varios empleados que fueron enviados a cometer ese ilegal asalto. La averiguación tendrá que continuar.

   Y sigue abierto, tan enredado como hace varios meses, el pleito en los tribunales mercantiles. Azteca sostiene que como Televisión del Valle de México le debe 25 millones de dólares, ahora tiene derecho a quedarse con el Canal 40. La empresa de Javier Moreno Valle reconoce esa deuda y está dispuesta a pagarla con intereses. Pero a Salinas Pliego lo que le interesa es apropiarse del 40.

   Para ello, en vez de reconocer al de los tribunales mercantiles como el espacio idóneo Azteca utiliza cotidiana, intensiva y alevosamente sus frecuencias con el afán de presionar, e incluso infamar, a quienes considera sus adversarios en esa transacción.

   El empleo de los canales 7 y 13 para defender los intereses de una empresa privada contradice las funciones de interés público que la Ley Federal de Radio y Televisión establece para las frecuencias concesionadas. La empresa de Salinas Pliego desfigura y engaña los acontecimientos relacionados con el conflicto que tiene con el Canal 40. Quizá la SCT no se ha librado de este asunto porque ahora tendría la responsabilidad de sancionar, junto con la Secretaría de Gobernación, el manejo faccioso que TV Azteca hace de las frecuencias que tiene en concesión.

Correo electrónico: rtrejod@infosel.net.mx

Página web: http://raultrejo.tripod.com/

–0–

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s