Pedro Ferriz de Con (2)

La Crónica, noviembre 13 de 2002

El señor Pedro Ferriz de Con sostiene que las afirmaciones publicadas en esta columna el martes 5 de noviembre “atacan de manera directa (su) vida privada y profesional”. En carta en la que replica a ese texto menciona en varias ocasiones su “vida privada” aunque, como los lectores recordarán, aquella columna no se refería a asuntos personales del señor Ferriz sino a hechos plenamente públicos.

En esa columna me ocupé del diferendo que Ferriz tuvo hace un par de semanas con la periodista Carmen Aristegui. Ese incidente fue reseñado en varios medios de comunicación. Crónica dio cuenta de él en su primera plana con el titular: “Ferriz impide el ingreso de Carmen Aristegui a la cabina de Imagen”.

Nada nuevo dije de Ferriz de Con pero contribuí a documentar sus propensiones infamatorias al recordar el incidente que tuvo en 1995 con don Julio Scherer García, a quien primero calumnió y luego tuvo que ofrecer disculpas. Como resultado de aquel episodio, la fama pública de Ferriz de Con quedó maltratada de tal manera que cinco años después el senador Javier Corral Jurado se negó a concederle entrevistas. El testimonio del senador Corral quedó registrado en una carta de la cual reproduje algunos segmentos en la columna que ahora Ferriz impugna.

Por eso no es verdad, como afirma ese locutor, que cuando digo que su trayectoria profesional está salpicada de infracciones éticas no ofrezco evidencias de ello. El diferendo con don Julio Scherer es prueba de ese comportamiento cuya contravención de los códigos de ética reconocidos en la profesión periodística puede acreditarse plenamente. De ese episodio se han ocupado numerosos analistas de la prensa y la vida política mexicanas. Yo mismo le dediqué un segmento de mi libro Volver a los medios. De la crítica, a la ética (Cal y Arena, 1997) de las páginas 82 a 91. Se trata de un incidente paradigmático de una conducta intencionalmente calumniosa, que resulta contradictoria con los valores más elementales de la profesión periodística.

Entiendo que al señor Ferriz le resulte incómoda la exposición de algunos momentos de su discutible trayectoria. Pero se trata de hechos que conciernen a su vida pública aunque ahora él, tramposamente, aduzca que en mi texto hay agresiones a su vida privada. Los lectores saben que, por convicción y decisión, en esta columna jamás se hace escarnio de la vida privada de la gente. Más aun, una de mis obsesiones temáticas ha sido el señalamiento de las transgresiones éticas del periodismo que suele medrar con asuntos de esa índole.

En la columna del 5 de noviembre afirmé –y sostengo– que “no son un secreto las relaciones políticas y las actividades comerciales que Ferriz suele desplegar en busca de beneficios personales”. Él dice que se trata de un “comentario (que) resulta tendencioso y falso”.

Como el mismo Ferriz reconoce esa es una opinión y no una información. Pero ya que exige que sea respaldada con hechos mencionaré uno solo. Hace un par de meses en varios medios de comunicación se dijo que Ferriz de Con quería aprovechar las buenas relaciones que aparentemente tiene con algunos miembros del gobierno, para que lo favorecieran con la concesión de una señal de televisión abierta que podría ser la del canal 11 o la del canal 22. Ferriz, al menos en los medios que las publicaron, no aclaró tales versiones.

No son mis afirmaciones las que resultan infamantes (es decir, que causan deshonra) para el señor Ferriz de Con. Él es, con sus hechos y dichos, quien se causa el descrédito que no quiere advertir.

Ferriz asegura, como si los lectores y radioescuchas no tuviésemos memoria: “en toda mi trayectoria profesional me he ceñido a una estricta ética profesional”. Francamente no lo considero interlocutor autorizado para sostener una discusión sobre principios éticos. Pero si el señor Ferriz insiste, lo invito a sostener un debate sobre deontología y prácticas periodísticas en el recinto académico que acordemos. Lo invito a que con toda franqueza hablemos allí de su trayectoria y la mía, de sus negocios y los míos, de su idea y la mía acerca del periodismo y los asuntos públicos.

No parece, sin embargo, que sea la deliberación sobre esos temas lo que le interesa al señor Ferriz. En su carta dice que se reserva el derecho a formular una denuncia ante la Procuraduría General de la República.

Siempre he sostenido que quienes tenemos el privilegio de manifestar opiniones en un medio de comunicación debemos responder por ellas, si es el caso, en el marco de las leyes. Si Ferriz quiere debatir de cara a la sociedad, allí estaré. Si elige la vía judicial también allí me encontrará.

Correo electrónico: rtrejod@infosel.net.mx

Página web: http://raultrejo.tripod.com/

6 thoughts on “Pedro Ferriz de Con (2)

  1. Este no es un foro para discutir el desempeño del señor Ferriz ni para dejarle recados a ese locutor.
    He tenido que cerrar los comentarios en esta entrada porque muchos lectores creían, erróneamente, que aquí podrían desahogar sus inquietudes sobre ese discutible personaje y dejarle recados y/o reconocimientos o improperios. Para que no haya confusión, se cancelan los comentarios únicamente en esta entrada y en la del texto asociado a ella.

  2. CLARO QUE ES ESTUPIDA¡¡ POR GENTE COMO ELLA, ES QUE NO CRECEMOS COMO PAÍS, Y AL SEGUIR EXISTIENDO MENTES TAN MEDIOCRES QUE NO SE ATREVEN A QUITARSE LA VENDA DE LOS OJOS POR SUPUESTO QUE AQUELLOS ESTUPIDOS ES QUE SE APROVECHAN DE LA GENTE…

    QUE POCA MADRE TIENES EBRARD¡¡
    QUE POCA MADRE TIENEN TODOS TUS SEGUIDORES¡¡

  3. Martha, ¿Eres una estúpida o qué? Ebrard es un imbécil, títere de tu mesías amlo (sí, así con minúsculas). ¿”Prestigiado intelectual”? Algún escritor rojillo de esos que abundan por ahí.

    Y por cierto, Ebrard, ¡Qué poca madre tienes!

    hec.flame@gmail.com

  4. Escuché a un prestigiado intelectual en un canal televisivo, llamar al señor Pedro Ferriz de Con, como gángster de la comunicación. Oí al señor Pedro Ferriz de Con en un noticiero radifónico, quemar o linchar políticamente al Jefe de Gobierno, Lic. Marcelo Ebrard por el secuestro y homicidio del menor Martí, que toda la sociedad, repudiamos. Repitió incansablemente: Marcelo Ebrard , políticamente estás muerto, culpándolo de este crimen atroz. Sr. Ferriz quién es usted que se atreve a afirmar semejante acusación? Por sus aseveracones tendeciosas aseguro que sirve a los intereses de la clase política en el poder. ¡¡¡¡¡Qué pena por usted y su pluma prostituida!!!! ¡¡¡¡ Qué vergüenza para el gremio periodístico honesto!!!!!!!

  5. Un gobierno pupulista es cuando el partido que esta en el poder, por no perde votos no establese los impuestos que son necesarios para el desarollo del mismo.

  6. Por desfortuna he tenido que oir los noticiarios del señor Ferriz, es un manipulador, mentiroso y mal intencionado. Tiene ademas una diccion horrible es un “comunicador” improvisado, de esas lacras que llegan a donde estan por medio de favores y relaciones.

    lastima que la gente olvida pronto.

Los comentarios están cerrados.